Violencia irracional en el metro

En los últimos días se han producido hechos de vandalismo en estaciones del metro por parte de grupos que han querido disfrazar su violento actuar como una reacción al reciente ajuste de tarifas del sistema Red Metropolitana de Movilidad, especialmente en la tarifa del horario punta del metro.

En este sentido se debe tener en cuenta que el ajuste reciente está en línea con los que se han realizado históricamente desde que existe el sistema, pero más atenuado en el aumento de la tarifa de los buses; sin cambios en la tarifa de estudiantes de educación media y universitaria, y se contempló una rebaja de la tarifa del horario bajo del metro, junto con una extensión del mismo.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que el transporte público de la Región Metropolitana opera con un importante subsidio fiscal, que cubre cerca de la mitad del costo total de la operación. Es deber de las autoridades cuidar el equilibrio de financiamiento, y para esto cuenta con un Panel de Expertos que recomienda los ajuste de tarifas. La alternativa sería copiar los populismos de la región que terminan en colapsos financieros nacionales.

En este sentido, la mayor recaudación por el ajuste de tarifas es para el sistema integrado y no para la empresa estatal Metro. A pesar de cobrar $830 por cada validación en hora punta, Metro recibe un monto cercano a $480, el resto del cobro financia otros costos del sistema, como la operación de los buses y la tarifa integrada.

Por último, resulta preocupante que exautoridades pretendan vincular actos de vandalismo con la postergación del proceso de licitación en la operación de los buses o con la renovación urgente de la flota que tuvo que enfrentar el actual gobierno.

Especialmente, porque ambas situaciones persisten porque no fueron abordadas adecuadamente por las mismas exautoridades que ahora critican.

 

Carta de Rodrigo Troncoso, Director del Centro de Datos, publicada en El Mercurio.-