Banco Central y el 4%

En diciembre de 1989 se puso en vigencia la ley constitucional que establece la autonomía del Banco Central de Chile, designando a su primer consejo. Según el mandato constitucional, su propósito único es 'velar por la estabilidad de la moneda y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos'. Por espacio de 30 años, la entidad ha dado fiel cumplimiento a su objetivo único y con ello se ha otorgado estabilidad a uno de los aspectos principales de la macroeconomía del país. Resulta entonces absolutamente inconveniente la propuesta formulada por parlamentarios, y acogida sin mayor explicación por el ministro del Trabajo, en cuanto a la posibilidad de que sea el Banco Central la entidad que administre el 4% de cotizaciones adicionales que se plantea en la reforma previsional. 

Una operación de esta naturaleza implicaría una actuación del Banco Central con instrumentos financieros diversos que exigen grados de discrecionalidad en decisiones vinculadas a expectativas de rentabilidades diversas con riesgos variados. La comparación posterior con otras entidades, las cuales pueden ser favorables o desfavorables en materia de resultados obtenidos, afectará el alto prestigio alcanzado por la entidad en el ejercicio de su autonomía, que es lo que cabe resguardar.

 

Columna de Carlos F. Cáceres C., Presidente del Consejo Asesor de Libertad y Desarrollo publicada en El Mercurio.-