Competitividad de las regiones: si importa, hay que medirlo

 

En unos pocos años mas contaremos con autoridades regionales electas. Es de esperar que ellas tengan entre sus prioridades elevar la competitividad de su región, para con ello poder alcanzar un mayor desarrollo económico y así mejores perspectivas para sus habitantes. Pero ¿que sabemos respecto de cómo están cada una de las 16 regiones de nuestro país en materia de competitividad? Nada. Existen múltiples mediciones de competitividad que permiten comparar a prácticamente la totalidad de países en el mundo. Por ejemplo, el informe Doing Business elaborado por el Banco Mundial y el Global Competitiveness Report del World Economic Forum. Estas mediciones, transversalmente reconocidas en el mundo, entregan interesante información respecto de cómo lo están haciendo los países en esta materia y permiten a los países obtener importantes lecciones en cuanto a las reformas necesarias para mejorar la competitividad de sus países y así impulsar transformaciones que permitan avanzar en su desarrollo.

Los estudios mencionados generalmente solo consideran datos respecto de una ciudad. En el caso de Chile, Santiago. Respecto de cierta información ello es representativo para el país en su conjunto, como en el caso de Chile sería por ejemplo el marco legal que define el sistema tributario. Pero otras variables, asociadas más bien a gestión y burocracia, pudieran tener un comportamiento dispar entre ciudades o bien regiones del país. El funcionamiento del Estado en las distintas regiones, la demora en la obtención de permisos, ya sea por parte de determinadas secretarías regionales ministeriales o municipalidades, es algo que hoy no se conoce. Si bien se intuye que tanto a nivel municipal como regional existe una fuerte disparidad en cuanto a la burocracia para desarrollar un proyecto o bien iniciar un negocio, no existe información sistematizada al respecto. Ello imposibilita avanzar en reformas que mejoren la competitividad con una mirada propia para cada una de las regiones y así avanzar en reformas puntuales y atingentes a cada situación en particular.

Desde 2005 el Banco Mundial realiza evaluaciones del informe Doing Business a nivel subnacional. A la fecha, se ha realizado para 75 países cubriendo del orden de 500 instancias subnacionales. En la región México, Colombia y Brasil cuentan con estudios subnacionales. Perú acaba de acordar realizar un estudio a ser publicado este año, el cual cubrirá 12 ciudades. Éste busca conocer la facilidad entre ciudades para desarrollar negocios. Colombia ya cuenta con 4 mediciones a nivel subnacional del clima para hacer negocios para las distintas ciudades del país. Los datos encontrados para estos países reflejan la heterogeneidad que existe entre las ciudades al interior de un mismo país. Así, por ejemplo, mientras que en una ciudad el número de días para obtener un permiso de construcción es de 89, en otra ello se demora 563. Sin duda, una diferencia que de no conocerse por medio de mediciones concretas difícilmente pueden ser parte de una reforma que apunte a reducir los tiempos en la tramitación de permisos.

Por ello es necesario que el gobierno desarrolle instrumentos que permitan contar con información comparable entre las regiones del país y con ello avanzar hacia un Estado más ágil y facilitador del desarrollo y emprendimiento de privados.

 

Columna de Bettina Horst, Subdirectora de Políticas Públicas de Libertad y Desarrollo, publicada en Diario Financiero.-