¿Cómo sacar a Maduro?

El drama que vive Venezuela, con un país sumido en el hambre y la desesperanza y un dictador que se niega a enmendar rumbos y considerar salidas a la situación que él mismo ha creado, hacen pertinente la interrogante con que titulamos esta columna.

La elección fraudulenta que lo mantiene en el palacio de Miraflores y sobre todo la disolución ilegal de la Asamblea Nacional para instalar a la trucha Asamblea Nacional Constituyente , transformaron a Maduro en un dictador. Las maniobras militares efectuadas esta semana y las anunciadas para los próximos días agregan un elemento: estamos frente a una dictadura militar, ya que las fuerzas armadas son el único sustento que le queda a Maduro en Venezuela.

Sabemos que no existe un sistema para sacar del poder a un gobernante que deviene en dictador. Los organismos internacionales son ineficaces para ese objetivo. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por el veto de sus miembros permanentes, impide una resolución que permita intervenir en Venezuela y sacar a Maduro. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos y el Secretario General de la ONU, presumimos por sus simpatías políticas de izquierda, hasta ahora ni siquiera parecen dispuestos a jugar algún rol frente al drama humanitario más importante que se vive en el mundo luego de la situación en Siria y la ONU ha estado inexplicablemente ausente. Más ha hecho Luis Almagro, desde la OEA, para repudiar al régimen venezolano e intentar la salida de Maduro.

El surgimiento de Juan Guaidó y su proclamación como Presidente Encargado ha cambiado las cosas en Venezuela y ha convertido el desenlace en ese país en una simple cuestión de poder. ¿Quién tiene más poder, Maduro o Guaidó?

Maduro cuenta, hasta ahora, con las armas. Sus oficiales leales han sido cooptados al involucrarlos en el negocio del narcotráfico que se maneja desde el gobierno. El ejército cubano mantiene un rígido control sobre el alto mando de las fuerzas armadas venezolanas, que hasta el momento ha apagado cualquier posible intento de sus oficiales por apartar a Maduro del poder. Pero la tropa se enfrenta a manifestaciones que amenazan con desbordarse.

La reacción de la comunidad internacional de respaldo a Guaidó, a la que se ha sumado la Unión Europea, ha conferido fuerza al Presidente Encargado. Su estrategia es una movilización masiva de los venezolanos que haga inútil el control sobre las armas que tiene Maduro. Las masivas manifestaciones del día miércoles y la convocatoria a otra para el sábado, ponen máxima presión a los militares venezolanos que tendrán que decidir si van a disparar contra su pueblo, o si finalmente se darán vuelta y pondrán término a la tiranía sumándose a la abrumadora mayoría de los venezolanos que quieren a Maduro fuera del poder.

Columna de Luis Larraín, Director Ejecutivo de Libertad y Desarrollo, publicada en La Tercera.-