CHÁVEZ Y LA DESIGNACIÓN DE SU SUCESOR: VIOLACIONES A LA CONSTITUCIÓN

A continuación reproducimos la columna de Pablo Kangiser, abogado del Programa Legislativo de LyD, publicada en Pulso:

El reciente fallecimiento de Hugo Chávez y la designación de Nicolás Maduro como Presidente Encargado, ha despertado la curiosidad de revisar la Constitución Política de la República Bolivariana y, en relación con las autoridades competentes en caso de ausencia temporal o definitiva del Presidente, se encuentran disposiciones aplicables a los hechos que ya son de conocimiento público.

Hugo Chávez fue reelecto a fines de 2012 por 6 años y debía jurar el 10 de enero de 2013. Conforme al artículo 231: “el candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia”. El Tribunal Supremo, declaró que podía prestar juramento con posterioridad, en cualquier fecha, lo que tampoco ocurrió por haberse agravado la situación de salud que lo afectaba, y finalmente, por haber fallecido.

Entonces, Hugo Chávez no juró ni entró en posición de su cargo.

A este respecto, el artículo 233 establece que “Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la  nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el  Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional” (Congreso Nacional).

Pero en lugar de asumir el Presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, el Tribunal Supremo ha otorgado a Nicolás Maduro la calidad de Presidente Encargado, cargo que no existe en la Constitución, pero que le permitiría participar como candidato en la que tendrá lugar dentro de 30 días desde el fallecimiento de Hugo Chávez.

Se advierte así un acuerdo político, criticado por la oposición, para alterar las normas constitucionales y asegurar la presidencia de Nicolás Maduro, a quien, verbalmente, el ex Presidente Chávez le habría conferido el encargo de ser el continuador de su gobierno.