EL DERECHO A LA SALUD EN LA PROPUESTA CONSTITUCIONAL

Hay un claro acuerdo en que la Constitución propuesta por la Convención Constitucional no es buena. Sin embargo, algunos argumentan que debe aprobarse porque establece ciertos derechos sociales.

Este argumento es engañoso por, al menos, dos motivos. Por un lado, la Constitución vigente ya establece varios de los derechos sociales aludidos. Pero también, lo hacen de mejor manera que lo establecido en la propuesta.

Veamos el caso del derecho a la salud. Este derecho ya está establecido en la Constitución actual, por lo que la propuesta lo incluya no significa una innovación en ese sentido. Sin embargo, su contenido sí es de consideración.

Actualmente, la Constitución establece que:

“Es deber preferente del Estado garantizar la ejecución de las acciones de salud, sea que se presten a través de instituciones públicas o privadas, en la forma y condiciones que determine la ley, la que podrá establecer cotizaciones obligatorias”.

“Cada persona tendrá el derecho a elegir el sistema de salud al que desee acogerse, sea éste estatal o privado”.

Debido a que la persona tendrá derecho a elegir el sistema de salud, la Constitución actual entrega garantías para la existencia del sector privado en la salud, que cumple un rol insustituible en la prestación de servicios de salud para la población en Chile.

En contraste, la propuesta de la Convención Constitucional hace dos referencias al sector privado:

“El Sistema Nacional de Salud podrá estar integrado por prestadores públicos y privados. La ley determinará los requisitos y procedimientos para que prestadores privados puedan integrarse al Sistema Nacional de Salud.”

Además,

“Corresponderá exclusivamente al Estado la función de rectoría del sistema de salud, incluyendo la regulación, supervisión y fiscalización de las instituciones públicas y privadas.”

Al decir que el sector “podrá” prestar servicios en el Sistema Nacional de Salud, por lo que no se debilita la garantía constitucional a los proveedores de salud.

En cuanto a la relevancia del sector privado en el sistema de salud en Chile debe considerarse, entre otros aspectos, que:

  • El sistema Isapre tiene más de tres millones de afiliados y 40% de ellos no pertenece al quintil de más altos ingresos.
  • Los prestadores privados de salud atendieron la mitad de las prestaciones entregadas por médicos el año 2018, mientras que 43% de las prestaciones otorgadas por prestadores privados fueron a afiliados de Fonasa en la Modalidad Libre Elección.
  • En una encuesta de la Superintendencia de Salud, los usuarios de Isapre se muestran más satisfechos que los usuarios de Fonasa con su sistema de salud.
  • De acuerdo a información de la Oficina de Información Económica en Salud del MINSAL, desde el 2017 el gasto per cápita en salud es mayor en el sector público que en el privado.