PANORAMA SOCIAL DE AMÉRICA LATINA 2021: CHILE PRESENTA UNA MEJOR PERSPECTIVA EN EL INGRESO PROVENIENTE DEL TRABAJO

Recientemente fue dado a conocer el informe “Panorama Social de América Latina 2021[1]” de la Cepal. Este estudio evidencia el impacto que presentó y sigue presentando la crisis del Covid-19 en el bienestar de las personas.

Se observa que en la región la población en pobreza extrema aumentó de 13,1% a 13,8% entre 2020 y 2021, es decir, hay cinco millones más de personas en pobreza extrema: de 81 millones a 86 millones de personas. Mientras que, la pobreza bajó levemente de 33,0% a 32,1% en ese mismo período de tiempo, es decir, 3 millones de personas dejaron de ser pobres: de 204 millones a 201 millones de personas.

En el caso de Chile, según las estimaciones de la Cepal, la tasa de pobreza extrema sería 4,5% y la de pobreza, 14,2% en 2020. En este informe también se determinó el importante rol de las ayudas del Estado para las familias durante estos años. Para ello se calculó cuanto hubiese sido la pobreza sin transferencias de emergencia Covid-19. En particular, para el caso de Chile la tasa de pobreza extrema hubiese sido 5,8% y la tasa de pobreza un 16,8% en 2020.

Otro elemento que presentó este informe es que, a diferencia de la región, Chile ya ha comenzó a presentar una incipiente recuperación en el empleo, que tal como lo muestra el Gráfico I.3 del informe (pág. 48), ha implicado el comienzo de la recuperación del ingreso proveniente del trabajo.

No obstante, tal como lo muestra este informe los sectores más vulnerables siguen siendo los más afectados por las crisis y su recuperación toma más tiempo.

En este escenario, Paulina Henoch, Coordinadora del Programa Pobreza, Vivienda y Ciudad de Libertad y Desarrollo, señala que “es necesario reconocer que la pandemia continúa y por ello sigue siendo importante identificar de mejor forma a la población afectada y que en la medida que se recupere el empleo y se vayan retirando de forma gradual las ayudas”. Agrega que “es importante que los países sean responsables con sus políticas fiscales y con el gasto público, de manera de no afectar a estás mismas familias con otros problemas como la inflación, que se derivan de la excesiva liquidez en el sistema posiblemente por la entrega de transferencia a hogares que no lo necesitan”.

 

[1] Más información en: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/47718/1/S2100655_es.pdf