EXTRACTO DE ENTREVISTA A NATALIA GONZÁLEZ EN EL LÍBERO: SOBRE DOCUMENTO PARA CONSULTA INDÍGENA: “ES DE UNA INDEFINICIÓN Y AMBIGÜEDAD TOTAL”

En una semana con los convencionales desplegados en las denominadas “semanas territoriales” el viernes, la Comisión de Derechos de los Pueblos Indígenas y Plurinacionalidad aprobó en general el texto base de la Consulta Indígena. Incluye, por ejemplo, poner fin a las concesiones mineras. “Tiene propuestas que no compatibilizan con las reglas del juego”, señala la directora de Asuntos Públicos y Legislativos de Libertad y Desarrollo.

“Al menos, se puede calificar de oscura”, señala la directora de Asuntos Públicos y Legislativos de Libertad y Desarrollo, Natalia González, al referirse a la gestación del texto que aprobó la Comisión de Derechos de los Pueblos Indígenas y Plurinacionalidad, que es la base del documento para la Consulta Indígena.

“Conforme a las normas reglamentarias se dio un plazo muy breve desde que se conformara la comisión (no son más allá de 15 días) para aprobar un documento base en el cual se establece algo tan relevante como, por ejemplo, el cómo va a ser el proceso de participación y consulta indígena”, dice en entrevista con El Líbero.

-¿Por qué se refiere como una propuesta “oscura” en su gestación?

-Cuando la califico de esa forma es porque el problema radica en su extensión (150 páginas) y en las complejidades que presenta desde una perspectiva jurídica, de las ciencias sociales, constitucionales, culturales. Entonces, cómo compatibilizar todo lo que está ahí con otros bienes jurídicos, como por ejemplo, el desarrollo sostenible. Un documento complejo que toma aspectos temáticos lo que no se condice con la naturaleza de esta comisión, que es orgánica y destinada a canalizar la participación.

-¿Y ahí está la principal anomalía del texto aprobado?

-Aquí la infracción está en que se generó algo más propio de una comisión temática. Tiene propuestas que no compatibilizan con las reglas del juego. Además, la propuesta no se conoce previamente en un proceso de participación y tampoco se consulta al resto de los convencionales. Es de una indefinición y ambigüedad total.

-Esta comisión, prácticamente, está integrada por miembros de escaños reservados. En este punto, ¿cómo se entiende que la mayoría se abstuvo en la votación? Incluso, la presidenta de la Convención, Elisa Loncón.

-Detrás de las propuestas del texto hay voluntad de materializar demandas que la mayoría, e incluso Elisa Loncón, han empujado con bastante fuerza sobre la representación de los pueblos originarios. No obstante, no me extrañan sus abstenciones porque este documento tiene como principal dificultad las expectativas que puede generar. Hay que contemplar que si es aprobado en la Consulta Indígena, luego vuelve a la Convención, entonces todo puede pasar. Es un camino largo para su aprobación.

Entrevista completa aquí