ESTIMACIONES FRENTE A UN CUARTO RETIRO DE FONDOS PREVISIONALES

Esta semana se inicia en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, la tramitación del proyecto de reforma constitucional del cuarto retiro de fondos previsionales. Lo anterior, en paralelo a la discusión sobre extender el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) hasta diciembre de este año.

Al respecto, es necesario señalar que esta medida es regresiva, por cuanto aquellos afiliados que aún tienen saldo en su cuenta de capitalización individual son quienes tienen remuneraciones más altas y vinculadas a un empleo formal y, por lo tanto, tienen un bajo nivel de vulnerabilidad. En efecto, datos de la Superintendencia de Pensiones, dan cuenta que aquellos afiliados que tienen remuneraciones más bajas y menores densidades de cotización, son quienes retiraron el 100% de sus fondos.

De acuerdo a estimaciones preliminares, con un eventual 4to retiro serían alrededor de 4.500.000 de afiliados del sistema AFP que quedarían con saldo cero en sus cuentas de capitalización individual, después de haberse efectuado los 4 retiros (40% de afiliados del sistema).

Hasta el tercer retiro, la Superintendencia de Pensiones estimaba que los afiliados tendrían que cotizar 5,9 años adicionales para recuperar el nivel de saldo que tenían antes de los retiros, cifra que debiese aumentar con el cuarto retiro. Asimismo, la misma institución estimó que la disminución promedio en los montos de las pensiones podría llegar a 33,3% en mujeres y 24,3% en hombres.

Con todo, los recursos provenientes de un 4to retiro no favorecen a quienes tienen una mayor inestabilidad laboral o un empleo informal. Por ello, no debe ser analizado como una política pública junto a instrumentos tales como el Ingreso Familiar de Emergencia.