CASEN 2020: SE DUPLICA LA POBREZA EXTREMA

Hoy se dieron a conocer los principales resultados de la encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) del Ministerio de Desarrollo Social y Familiar (MDSyF). A partir de esta información se determinan las cifras oficiales de pobreza y desigualdad de nuestro país, como también se estima la cobertura, focalización y distribución de la política social y su implicancia en los hogares.

Se debe tener en cuenta que esta versión de la encuesta Casen es muy importante para dimensionar el impacto de la crisis sanitaria, especialmente en determinar la población afectada, y dar continuidad al proceso estadístico de la encuesta.  En ese sentido, es importante recordar que la versión Casen 2019 fue postergada por la crisis social y que para llevar adelante la encuesta Casen 2020 se debió llevar a cabo un estricto protocolo sanitario.

A continuación, se muestran los principales resultados en pobreza y desigualdad.

  1. Pobreza

Se observa que a partir de la crisis social y sanitaria la población en pobreza aumento de 8,6% a 10,8% entre los años 2017 y 2020. Mientras que la población en pobreza extrema, que se determina como las personas que no pueden satisfacer una canasta básica de alimentos, se duplica en ese mismo período de 2,3% a 4,3% en ese mismo período.

     2. Desigualdad

Uno de los indicadores con los que se mide la desigualdad en el ingreso es el Coeficiente de Gini. Este coeficiente mide la relación entre la distribución de ingreso de la población y la compara con una distribución de perfecta igualdad. Tiene valor 0 cuando existe perfecta igualdad de ingresos, es decir, todos los hogares tienen el mismo nivel de ingresos; y, valor 1, cuando existe máxima desigualdad, es decir, todo el ingreso se concentra en un hogar.

En la última medición, el Coeficiente de Gini aumenta en todos los ingresos que se estudian: del trabajo, autónomo y monetario (los que consideran las transferencias y subsidios del Estado).

 

Desafíos

La primera entrega de resultados evidencia un preocupante aumento en la pobreza extrema. Si bien este aumento se pudo contener en parte por la importante entrega de apoyos desde el Estado, es muy preocupante que el nivel de pobreza que se enfrenta es más precario para las familias con menos recursos.

Se observa nuevamente, que desaceleraciones en la economía como resultado de la crisis sanitaria y social, afectan mayormente a los ingresos laborales de la población con más carencias. Para ello es necesario volver a priorizar las políticas sociales en quienes más lo necesitan y recuperar los niveles de empleo antes de la crisis.