TERCER RETIRO DE PENSIONES: TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, FUTURO LEGISLATIVO DE LA MOCIÓN Y RAZONES DE FONDO PARA OPONERSE

El pasado martes 21 de abril, el Ejecutivo presentó -ante el Tribunal Constitucional (“TC”)- un requerimiento de constitucionalidad con el propósito de declarar inconstitucional la iniciativa legislativa que pretende autorizar un tercer retiro de fondos previsionales.

En su formulación actual, la moción parlamentaria no solo pretende autorizar un nuevo retiro de pensiones, sino que también aspira a autorizar anticipos en los pagos correspondientes a los pensionados bajo la modalidad de renta vitalicia. 

Los fundamentos[1] del requerimiento presentado por el Ejecutivo se resumen a continuación:

  • El proyecto de reforma constitucional -consistente en la incorporación de una disposición transitoria- no respeta los procedimientos, formas y quórums establecidos para reformar los capítulos de la Constitución. De ello se sigue que la propuesta parlamentaria hace caso omiso a la existencia de los artículos 6° y 7° de la Carta Fundamental, que garantizan el principio de supremacía constitucional y el principio de juridicidad.

 

  • El proyecto es contradictorio con el derecho a la seguridad social pues se pretenden incorporar reglas que, “o bien buscan ampliar el destino de la cotización obligatoria, o bien que pretenden incidir en la estructura misma de la cotización obligatoria, lesionando en todos estos casos el sistema de seguridad social, sin proveer alternativas ni soluciones, defraudando los deberes del Estado e infringiendo las reglas de cotización afecta a fines de la seguridad social”.

 

  • El proyecto vulnera la iniciativa exclusiva del Presidente de la República en los proyectos relacionados a la seguridad social ya que busca incorporar una nueva regla de iniciativa parlamentaria de seguridad social (también pretende invadir la institución de la iniciativa exclusiva presidencial en materia de administración financiera y presupuestaria del Estado). Ello es contrario al ordenamiento jurídico porque, utilizando la referida disposición transitoria, se pretenden modificar normas de carácter permanente sin respetar el procedimiento de reforma establecido en la Carta Fundamental.

 

  • El proyecto lesiona el derecho de propiedad y la igualdad ante las cargas públicas (artículo 19 N° 24 y 20° de la Carta Fundamental). Este argumento es aplicable a la intención de los parlamentarios de anticipar el pago en el caso de las rentas vitalicias, en atención a que -según el Ejecutivo- “la Constitución protege los derechos personales que emanan de los contratos de seguro asociados a las rentas vitalicias, cuyo titular son las compañías que se obligan a pagar las pensiones convenidas. Así las cosas, los referidos derechos de propiedad están amparados por la Carta Fundamental y el contenido del proyecto implica un sacrificio patrimonial -injustificado y discriminatorio- para las compañías aseguradoras.

 

  • El proyecto ignora el fallo en que el TC declaró inconstitucional el proyecto de reforma constitucional que pretendía autorizar un segundo retiro de fondos de pensiones[2]. En dicha ocasión, el órgano encargado de velar por la supremacía constitucional acogió íntegramente el requerimiento del Ejecutivo.

 

  • Según el Ejecutivo, el proyecto sería además inconstitucional pues no estaría permitido reponer, en un tiempo menor al que mandata la Constitución, un proyecto que ya fue rechazado previamente por la misma Cámara, como sucedió con el proyecto referido a las rentas vitalicias.

 

¿Qué viene ahora en el Tribunal Constitucional?

En las próximas horas el Tribunal Constitucional pondrá en tabla la discusión del requerimiento. En primer lugar, dicha institución deberá determinar si el referido requerimiento es acogido o no trámite. A continuación, se continuará con el examen de admisibilidad y posteriormente se discutirá sobre el fondo del mismo.

¿En qué está el proyecto de reforma constitucional impulsado por los parlamentarios?

Aprobado en particular -con modificaciones menores- por la Comisión de Constitución del Senado (segundo trámite constitucional) el día 20 de abril del presente año, la Sala del Senado discutirá hoy el contenido de la propuesta legislativa. En consecuencia, una vez que la iniciativa sea votada en particular, el proyecto volverá a la Cámara de Diputados para continuar su tramitación (tercer trámite constitucional).

¿Por qué el tercer retiro de pensiones es una mala idea?

La eventual aprobación de este proyecto, que autoriza un tercer retiro de pensiones, es una mala noticia por varias razones.

En primer lugar, porque la idea de retirar dineros de las cuentas de capitalización individual es contradictoria e incompatible con el propósito de generar mejores pensiones. La aprobación de la medida, al igual que como ocurrió con el primer y el segundo retiro, generaría pensiones más bajas no solo para los actuales pensionados, sino también para los futuros. La reforma de pensiones impulsada por el Gobierno, que actualmente se encuentra en segundo trámite constitucional, recogía el diagnóstico técnico y proponía aumentar la tasa de cotización obligatoria con el objetivo de aumentar el ahorro previsional.

En segundo lugar, porque nuestro país empieza a mostrar mejores índices económicos (recuperación económica y perspectivas de repunte para este año). Es lamentable además el nulo reconocimiento al importante esfuerzo fiscal que se está implementando para aliviar la situación económica de miles de familias y pequeñas y medianas empresas. La iniciativa en comento es además regresiva, en atención a que solo un grupo reducido de las personas más vulnerables podrá acceder al tercer retiro. Cabe considerar que las medidas del Ejecutivo podrían beneficiar a un universo potencial superior a las 13 millones de personas. El eventual tercer retiro, por su parte, podría beneficiar a cerca de 7 millones de personas, las que mayoritariamente pertenecen a los quintiles de mayores ingresos (la regresividad se profundiza si el eventual tercer retiro queda exento del pago de impuestos).

Finalmente, porque resulta muy preocupante que -de aprobarse la reforma en comento- un 42% de los afiliados al sistema previsional queden sin recursos en sus cuentas de capitalización individual. Dicha situación complejizaría aún más la tramitación de la reforma de pensiones que se discute en el Senado. La problemática previsional se agravaría si se persevera con iniciativas de esta naturaleza, afectando especialmente a los sectores más vulnerables. Además, de aprobarse los denominados “anticipos” a los jubilados de renta vitalicia se vería afectada la certeza jurídica (al vulnerar el derecho de propiedad) y -tal como señaló la Comisión para el Mercado Financiero (CMF)- podría afectar la solvencia de las compañías de seguros e impactaría negativamente en el costo de los seguros.

[1] Los fundamentos (i), (ii) y (iii) son idénticos a los esgrimidos en el requerimiento de constitucionalidad presentado con ocasión de la moción parlamentaria que buscaba autorizar un segundo retiro de pensiones. Dicho requerimiento fue acogido íntegramente por el TC.

[2] Véase al efecto el Tema Público N° 1483. Disponible en: https://lyd.org/wp-content/uploads/2021/01/TP-1483-FALLO-TC-PENSIONES-1.pdf