TERCER RETIRO DE PENSIONES Y ALTERNATIVAS SOBRE LA MESA

El próximo miércoles 24 de marzo, en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, se iniciará la discusión sobre una serie de mociones parlamentarias cuyo objeto principal es autorizar un tercer retiro de los fondos de pensiones. En concreto, se discutirá sobre las siguientes iniciativas[1]:

  • Proyecto que modifica la Carta Fundamental para establecer y regular un mecanismo excepcional de retiro de parte de los fondos previsionales en las condiciones que indica (Boletín N° 13.950-07).[2]
  • Proyecto que modifica la Carta Fundamental para permitir a los cotizantes y pensionados del Nuevo Sistema de Pensiones, retirar parte de sus fondos previsionales en las condiciones que indica, y establecer un bono de reconocimiento compensatorio de las sumas retiradas (Boletín N° 14.054-07).[3]
  • Proyecto que modifica la Carta Fundamental, para permitir a los cotizantes y a los pensionados del Nuevo Sistema de Pensiones, retirar por única vez parte de sus fondos previsionales, en las condiciones que indica (Boletín N° 14.073-07).[4]
  • Proyecto que modifica la Carta Fundamental para permitir a los nuevos cotizantes del Nuevo Sistema de Pensiones retirar parte de sus fondos previsionales en las condiciones que indica (Boletín N° 14.093-12).[5]
  • Proyecto que modifica la Carta Fundamental para permitir, tanto a los cotizantes y pensionados del Nuevo Sistema de Pensiones como a los del antiguo sistema, retirar un porcentaje de los fondos acumulados en su cuenta de capitalización individual, adelantar el pago de sus rentas, o recibir un bono, en las condiciones que indica (Boletín N° 14.095-07).[6]

Respecto a los referidos proyectos de reforma constitucional, es necesario tener en consideración los siguientes aspectos[7]:

  • Una sentencia del Tribunal Constitucional (“TC”), publicada el día 30 de diciembre del año pasado, declaró inconstitucional el proyecto de reforma constitucional -impulsado por parlamentarios- que permitía el segundo retiro del 10% de los fondos de pensiones contenidos en las cuentas de capitalización individual. Se trató de un fallo histórico pues fue la primera ocasión en que el TC se pronunció respecto al fondo de una iniciativa sobre reforma constitucional. Además, esta sentencia es útil en relación a los proyectos comentados ya que confirmó que los parlamentarios no pueden -en la medida que la actual Carta Fundamental continúe vigente- infringir las normas expresas contempladas por la Carta Fundamental (incluso en aquellos casos en que las reformas se intentan por la vía de artículos transitorios). En consecuencia, los parlamentarios deben respetar los procedimientos, formalidades y quórums exigidos por la Constitución y las leyes, y no podrán utilizar el referido mecanismo (reforma constitucional vía artículo transitorio, u otro que tenga el mismo objeto) para modificar las reglas de administración financiera del Estado o modificar la seguridad social, en atención a que tales materias se reservan exclusivamente al Presidente de la República. En conclusión, los proyectos presentados por los parlamentarios adolecen de vicios de constitucionalidad que los hacen jurídicamente inviables.
  • Empatizando con la delicada situación económica de miles de chilenos (y teniendo en consideración que las mociones parlamentarias -dado sus vicios de constitucionalidad- no se convertirán en ley de la República), estimamos que las propuestas parlamentarias no son mejor alternativa para reducir el impacto económico negativo de la pandemia. Además, se debe considerar que el retiro de recursos de las cuentas de capitalización individual es contradictorio e incompatible con el propósito de generar mejores pensiones (objetivo anhelado por la ciudadanía). Si se aprueba un proyecto en este sentido, no cabe duda que tendríamos pensiones aún más bajas. En dicho contexto, es conveniente recordar que, al momento de aprobarse el segundo retiro de pensiones, se estimaba que más de un tercio de los afiliados al sistema de pensiones podría quedar sin recursos en sus cuentas de capitalización individual. Si los parlamentarios perseveran con esta idea, solo un grupo acotado podría acceder al uso de sus fondos de pensiones y el grupo que quedaría sin recursos para su vejez aumentaría considerablemente. En suma, las mociones en comento tienen un impacto negativo en los futuros pensionados y no solucionan la problemática de las personas y familias más afectadas por la pandemia.
  • Ante el anuncio de las nuevas cuarentenas (establecidas con el propósito de reducir los contagios y de resguardar la salud de las personas), el Presidente de la República -el día 22 de marzo- anunció una serie de medidas adicionales impulsadas con la intención de apoyar a las personas y familias perjudicadas por las restricciones de desplazamiento. En líneas generales, el Ejecutivo anunció que se fortalecerá y extenderá el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (“IFE”), que se apoyará a la clase media con un bono para más de dos millones de personas (de hasta $500 mil pesos), que se protegerá el empleo (mejorando el seguro de cesantía, estableciendo un nuevo subsidio al empleo y extendiendo el Subsidio Protege), que se apoyará a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y que se destinarán nuevos recursos para la Red de Salud que está enfrentando la pandemia. Se trata de un esfuerzo fiscal relevante que beneficiará a más de 9 millones de personas y que tendrá un costo total de más de US$ 6.000 millones (recursos nuevos y complementarios al Fondo Covid original, cuyo financiamiento proviene de los mayores ingresos del cobre y el Fondo de Estabilización Económica y Social). La propuesta gubernamental, que considera que -según los expertos- los frutos del proceso de vacunación masiva podrían verse en las próximas semanas, es superior tanto a las mociones parlamentarias -que buscan autorizar un tercer retiro de fondos de pensiones- como a la propuesta de Joaquín Lavín -consistente en el uso de los recursos de los fondos de cesantía-. Es de esperar, en consecuencia, que el Congreso Nacional -en aquellas medidas que requieren la aprobación de una ley- apoye las propuestas del Ejecutivo y evite promover iniciativas que perjudiquen a las personas en el largo plazo.

 

[1] Pese a que el proyecto aún no se da cuenta en la Sala de la Cámara de Diputados, el día 23 de marzo se anunció la presentación de una nueva iniciativa parlamentaria presentada por la Diputada Jiles y otros parlamentarios. Dicha moción pretende modificar la Ley N° 21.2.248 que autorizó el primer retiro, reemplazando las palabras “excepcionalmente” y “por única vez” con el propósito de autorizar un segundo retiro en virtud de la ley en comento. Además, el día 22 de marzo ingresó una nueva moción similar a las que serán objeto de debate en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados (Boletín N° 14.115-07).

[2] Autores: diputados Félix González y Pamela Jiles.

[3] Autores: diputados René Alinco, Maya Fernández, Amaro Labra, Jaime Mulet, Luis Rocafull, Patricio Rosas, Gastón Saavedra, Alejandra Sepúlveda, Camila Vallejo y Esteban Velásquez.

[4] Autores: Miguel Ángel Calisto, Ricardo Celis, Iván Flores, Rodrigo González, Marcos Ilabaca, Tucapel Jiménez, Carolina Marzán, Patricio Rosas y Raúl Soto. Respecto a esta iniciativa, académicos como Tomás Jordán y José Manuel Díaz de Valdés advirtieron que -pese a que los mocionantes afirman que no tendría vicios de constitucionalidad- la propuesta vulneraría igualmente la iniciativa exclusiva presidencial en materia de pensiones. Véase: https://www.latercera.com/pulso/noticia/tercer-retiro-del-10-constitucionalistas-creen-que-reforma-con-nueva-tecnica-legislativa-que-ingreso-la-oposicion-no-podra-sortear-el-tc/GH5PBA6CE5GJFDJFOT27LIM26Q/

[5] Autor: Jorge Durán.

[6] Autor: Karim Bianchi.

[7] Las mociones (i), (ii) y (v) utilizan una fórmula similar a la intentada por los parlamentarios con la ocasión del primer y segundo retiro de pensiones. Las mociones (ii) y (iv), por su parte, pretenden modificar el articulado permanente (artículo 19 N° 18 de la Constitución), invocando el derecho de propiedad de los afiliados sobre sus cuentas de capitalización individual. Una vez que la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados conozca el contenido de las diferentes iniciativas, es probable que estas sean refundidas en una sola que utilice el mecanismo declarado como inconstitucional por el Tribunal Constitucional (reforma constitucional vía artículo transitorio).