CHILE RETROCEDE CUATRO LUGARES EN ÍNDICE DE LIBERTAD ECONÓMICA DE HERITAGE FOUNDATION

En la edición 2021 del Índice de Libertad Económica de la Heritage Foundation, Chile desciende cuatro lugares con respecto al año pasado, disminuyendo también -aunque levemente- su puntaje en el valor del índice, lejos aún de los niveles previos a 2017.

Hoy se dio a conocer la versión número 27 del Índice de Libertad Económica, elaborado desde 1995 por The Heritage Foundation.

Este índice analiza el desarrollo de las políticas económicas en 178 países, los cuales son calificados y rankeados en 12 mediciones de libertad económica que se evalúan en cuatro aspectos: Estado de Derecho, tamaño del gobierno, eficiencia regulatoria y apertura de los mercados.

Los resultados del informe correspondiente al año 2021, se construyen sobre la base de información disponible entre la segunda mitad de 2019 hasta la segunda mitad de 2020. Por lo cual en esta versión se consideran los nefastos datos producto de la revuelta violentista, iniciada a partir de la segunda mitad de octubre de 2019, así como los lesivos efectos sobre la economía producto de la pandemia COVID-19.

De las 178 economías rankeadas, 5 obtienen la designación de “libres” (free); 33 de “mayormente libres” (mostly free); 59 de “moderadamente libres” (moderately free); 63 de “mayormente no libres” (mostly unfree) y 18 “reprimidas” (repressed).

A nivel general, al igual que en la medición anterior, el ranking es encabezado por Singapur, le siguen:  Nueva Zelanda, Australia y Suiza. Por su parte los países al final de la lista son Corea del Norte, Venezuela y Cuba.

Chile retrocede cuatro lugares en el ranking, pasando de la posición número 15 en la medición de 2020 a la 19 en la actual, disminuyendo también -aunque levemente- su puntaje en el valor del índice (de 76,8 a 75,2). Sin embargo, nuestro país se encuentra todavía lejos de los niveles previos a 2017. En efecto, el año 2013 el país registró un valor en el índice de 79,0 y se ubicó en el 7° lugar.

Para Felipe Berger, Economista de Libertad y Desarrollo, “es imperioso avanzar en libertad económica ya que después del año 2012, donde Chile se situó en el séptimo lugar a nivel mundial, se ha observado una declinación sistemática en este indicador”. Se ha demostrado que mientras más libertad económica exista, mejores condiciones económicas y sociales gozará un país “Se evidencia una alta correlación entre libertad económica y mejora de indicadores sociales, países con un alto grado de libertad tienen menores tasas de pobreza y mayor esperanza de vida. Antagónicamente, economías que no poseen libertades o que se encuentran muy reprimidas, presentan altos niveles de pobreza y mala distribución de la riqueza”, explica el economista.

Tal como se indicó anteriormente, el puntaje de libertad económica de Chile es de 75,2, lo que le confiere a su economía la denominación “mayormente libre”. Su puntaje general disminuyó en 1,6 puntos, con caídas en Carga Fiscal, Gasto de Gobierno, Salud Fiscal, Libertad Laboral, Libertad de Comercio y Libertad de Inversión. Por otra parte, se observa avances en: Derechos de Propiedad, Efectividad Judicial, Integridad gubernamental, Libertad de Negocios y Libertad Monetaria. A nivel del continente americano Chile se sitúa en segundo lugar después de Canadá y antes de EE.UU., en tanto que, a nivel Latinoamericano nuestro país lidera la medición, seguido de Uruguay, Jamaica y Colombia, ranqueados a nivel global en el lugar 44, 45 y 49, respectivamente.

El empeoramiento en el ranking para esta ocasión se explica principalmente, por el retroceso experimentado, en tamaño de gobierno, específicamente en lo que respecta a un mayor gasto fiscal, así como el incremento de los impuestos, en particular sobre impuestos a las personas y corporativos, reformas que se llevaron a cabo durante la actual administración. Sumado a lo anterior se observa un empeoramiento en lo relativo a la libertad de inversión, como consecuencia de la incertidumbre por la cual atravesará nuestro país los próximos años.

En esta misma línea, se destaca en el ranking, que parte importante de la libertad económica y su empeoramiento, se explica en medida, producto de la incertidumbre que agrega a la economía el proceso constituyente, la eventual nueva alza de impuestos como mecanismo de financiamiento ante nuevas políticas sociales, así como un mayor gasto fiscal, factores que tendrán incidencia negativa en los parámetros del índice.

En el reporte indica que en Chile se respeta el Derecho de Propiedad, el cumplimiento de los contratos y que raramente el Estado realiza expropiaciones. Asimismo, se indica que existe un sistema confiable que permite registrar hipotecas y otras formas de gravámenes. El Poder Judicial es independiente, y posee la competencia para la ejecución de derechos contractuales. Chile se sitúa como el segundo país menos corrupto Sudamérica después de Uruguay.

La reciente reforma tributaria impulsada por la actual administración elevó el impuesto a la renta de personas cuya tasa máxima se sitúa en 40%, por una parte, y por la otra el incremento a la tasa impositiva sobre el impuesto corporativo a 27%, generan un importante retroceso en esta materia, perdiéndose competitividad en cuanto a este atributo para efectos de la medición. Adicionalmente se indica que los impuestos generales bordean un 21,1% del total del ingreso doméstico. Por otro lado, el gasto del gobierno representa el 25,5% del PIB, y los déficits fiscales promedian un 2,2% del producto, mientras que la deuda pública alcanza un 27,9% del mismo. Por último, se da cuenta, que la mayoría de dichos indicadores fiscales, es altamente probable que empeoren con el tiempo.

Se observa un entorno proclive que facilita la puesta en marcha de empresas, el cual es gratuito, gracias a la plataforma www.tuempresaenundia.cl. Se destacan las políticas públicas implementadas por la actual administración en lo relativo a apoyo a pequeñas y medianas empresas, producto de la pandemia. Urge avanzar en un clima de mayor flexibilidad laboral, acorde a los tiempos actuales.

 

El valor de nuestras exportaciones supera el 25% del PIB y asciende a US$ 71,7 miles de millones en 2020. Chile tiene un historial exitoso de atraer inversión extranjera directa, respaldado por sus políticas orientadas al mercado. El sistema financiero es sólido y competitivo, y el crédito se asigna en términos de mercado. El alto precio transitorio del cobre observado, en el último tiempo mejora nuestros términos de intercambio.