EN SEPTIEMBRE COSTO DE LA VIDA SE INCREMENTA POR SOBRE LO PROYECTADO

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer el Índice de Precios al Consumidor (IPC) para el mes de septiembre 2020, el cual registró una variación mensual de 0,6%, muy por sobre las expectativas del mercado. En términos anuales, la inflación total alcanzó una variación de 3,1% respecto de la base referencial del índice.

Diez de las doce divisiones registraron variaciones mensuales positivas: Alimentos y bebidas no alcohólicas (1,8%), Vestuario y Calzado (1,7%), Equipamiento y Mantención del Hogar (1,0%), Recreación y Cultura (0,7%), Bienes y Servicios Diversos (0,6%), Transporte (0,4%), Salud y Restaurantes y Hoteles (0,3%). Educación, en tanto, no presentó variación alguna. Por último, presentaron variaciones negativas: Comunicaciones (-0,1%) y finalmente Bebidas Alcohólicas y Tabaco (-0,5%).

Por producto, destacó el alza mensual del Tomate (21,8%), Carne de Cerdo (6,9%), Carne de Vacuno (2,7%) y Bebida Gaseosa (2,6%). Las bajas se dieron en Café y Sucedáneos (-9,1%) y Desodorantes y antitranspirantes (-6,2%). Se destaca que el alza de algunos productos como el Tomate se produce por el aumento de la demanda en esta época del año, al igual que en el caso de la Carne de Cerdo y de Vacuno, alimentos que son consumidos comúnmente en las celebraciones de Fiestas Patrias.

Por su parte, el índice de precios de los transables varió 1,0% en septiembre, acumulando una variación anual de 4,2%, mientras que el de los no transables registró un alza de 0,2%, alcanzando una variación a 12 meses de 1,7%. Finalmente, se observa que el IPC sin alimentos ni energía (IPCSAE) registró una variación mensual de 0,3%, alcanzando un 2,2% anual.

Producto de alza del costo de vida mayor a lo proyectado, durante el mes de octubre la Unidad de Fomento se incrementará en $172, afectando negativamente el bolsillo de las familias chilenas, dado el mayor gasto financiero que significará. Observando el IPC sin alimentos y energía se evidencia un alza de 0,3%, lo que indica que hay un efecto estacional en el alza de los precios de alimentos habitual en el mes de septiembre. Por último, al igual que en meses pasados, producto de la crisis sanitaria la recolección de algunos precios en la canasta del IPC se ha visto afectada, por lo cual el INE ha debido utilizar la metodología de imputación preestablecida.