Los verdaderos desafíos laborales

Hoy se conmemora el Día del Trabajador y toda la atención se ha centrado en el veredicto Sergiomdel Tribunal Constitucional respecto de la Reforma Laboral del Ejecutivo, en que se declaró inconstitucional la titularidad sindical y la extensión automática de beneficios.

Según explica el abogado del Programa Legislativo, Sergio Morales, pese a los reclamos de varios sectores de la izquierda y de la CUT, lo cierto es que la decisión del Tribunal, aplicando texto expreso de la Constitución Política, determinó que la negociación colectiva es un derecho fundamental reconocido a los trabajadores. “La norma constitucional al hablar de trabajadores pretendió que este derecho cubra al mayor número de trabajadores que, en uso de su derecho a la libertad sindical y al derecho de asociación, decidan libremente y sin presiones indebidas afiliarse a un sindicato u opten por no hacerlo”, ahonda.

En la opinión de Morales, los sindicatos son personas jurídicas de derecho privado formadas por trabajadores para perseguir fines específicos, siendo el principal, pero no el único de ellos, negociar colectivamente en su empresa, constituyendo un importante instrumento para los trabajadores cuando deciden asociarse. “Las organizaciones sindicales no son buenas ni malas per se, sino que dependerá de hacia dónde dirijan sus esfuerzos”, enfatiza.

“La libertad sindical tanto para afiliarse como para no hacerlo es un buen incentivo para que los sindicatos busquen mejorar y seducir a los trabajadores para pertenecer a estas organizaciones”, dice el abogado, explicando que esto sólo se logra con buena capacidad de gestión y de compromiso con los intereses de sus representados y no mediante titularidad sindical impuesta por ley o sindicalización obligatoria encubierta como lo planteaba el proyecto que salió del Congreso Nacional.

“En la conmemoración del día del trabajo es necesario velar por la libertad de los trabajadores tanto para ejercer o no sus derechos colectivos y en la forma que estimen pertinente, cómo también por el respecto a su libertad para negociar individualmente mejoras no sólo en sus remuneraciones sino también respecto del resto de las condiciones de trabajo, sin ser discriminado laboralmente por el hecho de pertenecer o no a una organización sindical”, enfatiza Morales.

Con respecto a las últimas cifras de desempleo y la baja productividad, el abogado del Programa Legislativo cree que “en los momentos de desaceleración económica y del gran auge de la tecnología es preciso generar políticas públicas que incentiven la creación de nuevos puestos de trabajo, la adaptabilidad laboral para permitir la inserción de mujeres y jóvenes, así como la protección de los emprendimientos que otorgan empleo a un importante número de personas”.