Luis Larraín en Pulso: «Valdés está tratando de salvar el buque del equilibrio fiscal, no es el conductor de la política económica»

LL PulsoNo se puede decir que su mirada es pesimista. Más bien se puede advertir una cierta resignación en Luis Larraín, director ejecutivo del Instituto Libertad y Desarrollo, que pareciera no esperar nada, ninguna sorpresa en los próximos años que restan del Gobierno. Y a partir de la encuesta UDD observa que su percepción es similar a los consultados.

Su principal cuestionamiento es que la conducción económica está supeditada a la política o al programa de Bachelet  “y los ministros de Hacienda, de Economía, pueden hacer cosas,  pero jamás contradecir el programa”.  Y así, afirma, no se van a subir las expectativas, condición necesaria para apuntalar el crecimiento.

¿A qué adjudica que las expectativas de la encuesta UDD sean mejores a 3 años que en el plazo inmediato?

Hay demasiada diferencia entre 1 y 3 años,  y en particular, en los subíndices de situación económica personal: la gente cree que su situación personal en un año más va a ser mala, y de aquí a tres años va a ser mejor. Creo que está indicando un problema de confianza con la actual conducción de la economía, eso es bastante evidente, es una conclusión que sale sola. Ese es uno de los problemas que tiene el ministro de Hacienda como conductor de la política económica, que es el bajo nivel de confianza que hay de los agentes respecto de lo que puede pasar con la economía chilena los próximos años.

El Banco Central ha colocado como condición para el repunte económico el mejoramiento de las expectativas, ¿viendo esta encuesta parece que ello está lejano?

El Banco Central, muy sutilmente como corresponde a los bancos centrales que hablan con mucho cuidado, no hace un juicio crítico a la conducción económica, pero deslizó esta frase referida a las expectativas y creo que es cierto, porque parte del bajo ritmo de crecimiento que hoy tenemos se debe a algunos factores objetivos -externos-, pero también a la menor confianza de los agentes económicos.

¿Cómo se podrían reactivar las confianzas?   

Para ser honesto, no veo con este Gobierno posibilidades que ello ocurra. No lo veo porque es un Gobierno que tiene un programa que atenta directamente contra las posibilidades de crecimiento y de inversión.

¿Que las personas crean que estarán mejor en 3 años más se puede atribuir a que esperan un cambio de Gobierno y ello de por sí va a subir las expectativas?

Depende un poco de qué se espera como cambio de Gobierno. Por ejemplo, lo que está pasando en Argentina con la elección de Mauricio Macri probablemente es un elemento que va a llevar a que las expectativas mejoren en ese país.

¿Sería similar para el caso de Chile en 2018?

Si hay algún cambio de Gobierno hacia uno más de centroderecha, probablemente haya una mejoría en las expectativas. En general y no solamente la centroderecha, la mayoría de la gente asocia un Gobierno de centroderecha con más crecimiento económico, y  a uno de centroizquierda con más distribución del ingreso. Otra cosa es que ello resulte, pero más o menos esas son las percepciones.

¿Y en este caso las expectativas sólo mejorarían con la centroderecha?

Es que las cosas se valoran de distinta manera a lo largo del tiempo: con una situación económica relativamente buena, la gente tiende a pensar que eso va a continuar y se empieza a fijar en los elementos redistributivos. Pero cuando se pierde el ritmo del crecimiento, empiezan, por así decirlo, a reflejarse por ausencia las bondades del crecimiento económico, y la gente empieza a poner un poco más el acento y la mirada en quién pueda promover más crecimiento.

¿Y cree que hoy la gente está echando de menos las bondades del crecimiento?

Pienso que sí, porque las bondades del crecimiento se ven más cuando no están. Cuando están, nuestra naturaleza humana es optimista y nos hace pensar que el crecimiento  va estar siempre, que ya lo tenemos, que es parte de lo ganado, pero en situaciones como la actual, se da cuenta que no es algo seguro, sino que puede perderse, y eso sucede ahora.

¿Y cómo se puede sentir esa ausencia si aún no sube el desempleo que es un indicador sensible?

En las remuneraciones, porque éstas venían aumentando junto con el empleo, y ambas son situaciones muy relevantes desde el punto de vista de las personas. Es cierto que el desempleo no ha aumentado en forma importante, pero el empleo tampoco ha aumentado; cuando la economía está bullente se da el fenómeno de que una persona cualquiera empieza a tener ofertas de empleo de otra parte y  ello inmediatamente empuja sus remuneraciones hacia arriba, y hoy el incremento de las remuneraciones se ha estancado. Hoy día para un empleado cualquiera no es una buena idea pedir aumento de sueldo.

El Gobierno ha explicado que el menor crecimiento obedece a factores externos como  el menor crecimiento de China y el menor precio de commodities como el cobre. ¿No será un argumento suficiente para que las personas no culpen a la actual administración por este ciclo?  

Creo que no. No es suficiente porque no es efectivo; por lo menos durante el primer año el Gobierno de Bachelet tuvo un escenario externo bueno, mejor del que habíamos tenido antes. Este segundo año ha empezado a mostrar un escenario externo más complicado, sobre todo por el cobre, que hoy está prácticamente en US$2 la libra, lo que tiene un efecto negativo en la economía chilena, atenuado en parte por la baja del petróleo. Los términos de intercambio en el primer año de Bachelet no cambiaron, entonces esa explicación es válida para este año y lo que viene. En cambio, si uno mira las encuestas, la evaluación de  las reformas es muy mala, la evaluación de la Reforma Tributaria sigue siendo pésima y creo que hay un juicio de reproche a lo que ha hecho este Gobierno.

¿Cómo evalúa al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés ? 

Lo veo con una tarea muy compleja. Por una parte, ha manifestado que la situación del país lleva a que el impulso fiscal en 2016 sea mucho menos, con un crecimiento del gasto público del orden del 4% versus el alza de 8% de este año. Será la mitad.

¿Podría haber sido menos?

Eso es lo que la situación fiscal tolera. Y con este precio del cobre de US$2, muy probablemente el déficit fiscal va a ser alrededor de 4% del PIB el próximo año, entonces eso ya limita mucho las herramientas de política. Y por el lado monetario, el Banco Central también está limitado porque está observando una inflación que debiera terminar en 4,5% este año y en los próximos 12 meses, lo que está fuera del rango meta (2-4%), y por lo tanto tampoco puede seguir una política monetaria muy expansiva. Además que con la tasa de interés tan baja como la que existe hoy, la política monetaria empieza a ser poco eficiente porque no logra reactivar.

En este escenario de políticas limitadas, ¿qué puede hacer el ministro Valdés?

Por eso digo que la situación del ministro es compleja. Y además, desgraciadamente, él tiene un límite que lo ha advertido, en el sentido de que algunas cosas que podrían ayudar a mejorar las expectativas no las puede alterar porque son parte del programa de Michelle Bachelet: se puede hacer un ajuste de funcionamiento a la Reforma Tributaria para reparar algunos errores, pero no va a haber una contrarreforma tributaria; en lo laboral su actuación se ha centrado en aspectos bien puntuales para tratar de atenuar algunos efectos negativos, pero en lo sustancial no va a cambiar. Entonces, todos los efectos de esas reformas van a estar presentes, y a esto se agrega la reforma constitucional.

¿Conocer el camino de la reforma constitucional no ayuda a morigerar sus efectos?

A ver… si la reforma a la Constitución pone, por ejemplo, en discusión temas como el derecho de propiedad, obviamente va a tener un efecto negativo en las expectativas. No se le puede pedir a alguien que invierta más cuando la propiedad de los activos que está levantando se está discutiendo, es poco realista. Entonces, éste es otro elemento que hace muy difícil la labor del ministro de Hacienda. Creo que él tiene objetivos más bien limitados.

¿A qué objetivos se refiere?

Sus objetivos limitados tienen que ver con no deteriorar un atributo que ha sido histórico de la política económica chilena, que es como nuestro buque insignia, que es el equilibrio fiscal y él está  tratando de salvar ese buque y lo está haciendo bien, pero es de alcance limitado.

¿Pero no es lo que hacen todos los ministros de Hacienda? ¿Por qué lo califica de limitado?

En Chile se supone que el ministro de Hacienda es el conductor de la política económica, pese a que teóricamente debe mirar la Hacienda Pública, eso no ha sido así. La política económica se hace a través de leyes, reformas, y tradicionalmente los ministros de Hacienda han sido muy fuertes en ello, pero en este Gobierno aparentemente la Presidenta puso un límite bastante claro a sus atribuciones y el ministro de Hacienda hoy día no es el conductor de la política económica. La política económica se dirige desde La Moneda y Valdés hace una muy buena conducción de la política fiscal.

¿Quién sería entonces el conductor de la política económica? ¿El ministro Nicolás Eyzaguirre?

No lo personalizaría solamente en Eyzaguirre, aunque creo que es una persona muy influyente. Estaba pensando en la Presidenta y las personas que han sido claves en la elaboración de las reformas. Acá cuando se establece el programa y se le da ese carácter de prácticamente el libro rojo de Mao, sacramental, del cual nadie puede escaparse, se establece un límite muy rígido con el cual no se puede tener una buena política económica. Entonces, los  ministros de Hacienda, de Economía, pueden hacer cosas dentro de ciertos límites, pero jamás contradecir el programa.

Si se cumplen los pronósticos, Valdés terminaría con el peor nivel de crecimiento desde los 90, ¿qué significa eso para un economista?

El problema de Rodrigo es que tiene que hacerse cargo de una situación que heredó de una mala conducción de la economía. Su antecesor, Alberto Arenas, desgraciadamente descuidó hasta el tema de política fiscal, por lo cual heredó una situación muy compleja, y dentro de las alternativas que tiene a lo mejor es razonable lo que está haciendo de salvar el equilibrio fiscal como último bastión de una política económica chilena que ha sido reconocida como buena.

En términos numéricos: ¿cuál es su panorama para el crecimiento para los próximos 2 a 3 años?

Creo que 2016 no va a superar el crecimiento del 2% e incluso puede que sea inferior a 2%. Y en 2017 , si nada cambia significativamente, vamos a estar en torno a 2% de nuevo.

 

Fuente: Pulso.-