ÁNGEL CABRERA: «LA SENDA DEL CRECIMIENTO NO SE VA RETOMAR, TENDRÍAN QUE DEJAR DE IMPLEMENTARSE MALAS POLÍTICAS Y ESO NO LO VA A HACER ESTE GOBIERNO»

El economista hace un crudo análisis del decepcionante 2014 y proyecta un 2015 en donde las condiciones externas, principalmente lo que pase con China, esta vez sí tendrán una incidencia en nuestro crecimiento.

Bastante negativo proyecta el panorama económico Ángel Cabrera, socio de la consultora Forecast. El 2014 terminará con un crecimiento muy por debajo de lo proyectado y 2015 enfrenta 2 grandes factores de riesgo: la situación estructural de China y la incapacidad de ejecución presupuestaria en el ámbito de la inversión, donde el Gobierno proyecta un crecimiento de 27,5% pero donde no se identifica una carpeta de proyectos de inversión donde materializarlos.

-¿Cuál es su diagnostico respecto a la causas de la actual desaceleración en Chile? ¿Cómo pondera los factores internos y externos?

-Definitivamente el 2014 ha sido un año en términos económicos muy decepcionante. A principios de año, nuestra proyección era de un 3 a un 3,5%, la oficial -del presupuesto- era de un 4,9% y vamos a terminar con un crecimiento de 1,7%.

La causa principal es una caída muy fuerte de la inversión. Van cinco trimestres consecutivos de caída en la inversión y detrás de esa caída identificamos tres causas principales: en primer lugar, trabas administrativas y jurídicas que tienen bloqueados casi US$ 80.000 millones en proyectos, principalmente en el área minera y energética; en segundo lugar, pérdida de competitividad producto de costos energéticos muy altos y en tercer lugar, una enorme dosis de incertidumbre y caída en los retornos esperados de las inversiones producto de las reformas económicas en discusión o , en el caso de la Reforma Tributaria, ya aprobadas.

En ese sentido, el economista asegura que hoy en día esa incertidumbre ya es plena certeza respecto a  la caída en la rentabilidad de los proyectos que trae consigo la Reforma Tributaria.

-¿Qué rol juegan los factores externos en esta desaceleración?

-La verdad es que vemos que los factores externos en este caso, juegan un rol prácticamente nulo. Primero, porque la tasa de crecimiento mundial de este año va a ser superior a la de los 2 años anteriores y nuestros términos de intercambio -a pesar de la caída del precio del cobre- son similares a la de los años previos y están  aproximadamente un 10% por arriba del promedio de los últimos 12 años, usando los datos de los índices de valor unitario de precios de importación y exportación del Banco Central. Por lo tanto, no hay ni un shock en términos de intercambio ni un deterioro considerable en las condiciones de la actividad mundial y hasta ahora, tampoco habíamos tenido un tipo de shock por el lado de flujos de capital.

Sí creo que las condiciones externas van a ser bastante más adversas el 2015, pero en 2014 no tuvieron un rol relevante en la desaceleración económica.

-¿Cómo proyecta el 2015?

-En este momento estamos proyectando un crecimiento en el rango del 2 al 2,5%, pero con fuerte riesgo bajista producto de un eventual deterioro de las condiciones externas. Ahí yo creo que el principal factor de riesgo es China: la situación estructural de ese país se ve bastante peligrosa. Otro factor de riesgo viene dado por la capacidad  o incapacidad de ejecución presupuestaria en 2015. El Gobierno planteó un presupuesto con una fuerte expansión del gasto público, 9,8% y con un gran énfasis en inversión, que crecería un 27,5%. Sobre todo en el tema del aumento del gasto en inversión, hay grandes dudas sobre la posibilidad de implementar eso porque no se conoce un catastro de proyectos que permitan hacer esa inversión.

-¿Cómo podría retomarse la senda del crecimiento?

-Yo creo que la senda del crecimiento no se va a retomar, porque para que se retome, tendrían que dejar de implementarse malas políticas y eso no lo va a hacer este gobierno, porque hay una decisión ideológica  de moverse hacia un sistema ideológico estatista y eso no lo vamos a cambiar. Por lo tanto, la economía chilena está enfrentando no una desaceleración transitoria, sino un cambio de régimen. El crecimiento potencial de la economía chilena va a seguir cayendo. La duda que tengo es si ese crecimiento potencial va a aterrizar en un 3% o en un 2%, pero hacia allá vamos.

-¿Qué es lo que habría que hacer para revertir esto?

-Revertir la Reforma Tributaria, no implementar una Reforma Laboral, o hacer una buena,  que flexibilice el mercado, en vez de rigidizarlo, que no encarezca artificialmente el costo de la mano de obra, sino que permita una asignación eficiente del trabajo entre los sectores. Una Reforma Tributario que sea pro inversión y pro ahorro en vez de ser anti inversión y anti ahorro. Por otra parte, hay que destrabar proyectos energéticos y mineros con un cambio profundo en la legislación que la haga objetiva, mucho más transparente y mucho menos susceptible de influencias políticas y que saque la legislación medioambiental del ámbito del sector judicial. Pero nada de eso va a ocurrir.

Cabrera enfatiza que es un tema de visión de sistema económica, que son reformas que no se pueden corregir con pequeñas modificaciones. En la Reforma Tributaria, el protocolo de acuerdo lo único que logró fue maquillarla y hacerla marginalmente menos mala, pero sigue siendo una pésima reforma. Lo mismo pasa con las otras. La Reforma a las Isapres sigue planteando que se acaben todas las isapres. La Reforma Educacional también es un desastre,  desde el momento en que se plantea la eliminación del lucro -que es un retorno al capital- se plantea la eliminación de la actividad privada, por lo tanto, la eliminación de la educación privada, al menos en un 90% en todos los particulares subvencionados.

-¿En qué podría traducirse esta caída de nuestro crecimiento potencial al fin de este gobierno?

-Mi estimación es que en los próximos 4 años vamos a estar creciendo a tasas entre un 2 y 3%, que la tasa de inversión va a caer de un 26% a un 18% del Producto. La tasa de desempleo, que tuvo en 2013 su mínimo de 6,1% va a llegar a niveles cercanos al 9% en 2017.

-¿A qué país deberíamos mirar en cuanto a implementación de políticas que ayuden al crecimiento?

-A lo que se estaba haciendo en Chile en los últimos 30 años, no hay que mirar más lejos. Quizás, viendo hacia afuera, Estados Unidos es la economía más flexible, más eficientes, con menos intervención estatal. Si bien está lejos de ser el modelo perfecto de economía liberal, en el mundo real, es la única que se acerca un poco a un esquema más libre.