LICITACIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA

Reproducimos la carta de Susana Jiménez, Economista Senior de LyD, publicada en La Tercera.

El resultado de la reciente licitación para el suministro de energía eléctrica para clientes regulados fue muy positivo. No sólo se presentaron un número importante de oferentes, sino que además se logró adjudicar buena parte de la energía requerida a un precio promedio menor al observado en la licitación anterior.

Es interesante analizar qué motivó este cambio de escenario. La respuesta pareciera estar, por una parte, en las mejoras de diseño del proceso de licitación y, por otra, en los positivos gestos que ha dado la autoridad para el desarrollo de inversiones. En particular, el explícito apoyo que ha dado el Ministro de Energía a la central Alto Maipo y a la interconexión de los principales sistemas eléctricos del país, así como su involucramiento para sacar adelante la línea de transmisión Polpaico-Cardones, son señales concretas que respaldan la iniciativa privada. Se generó, por tanto, un ambiente favorable para el ingreso de nuevos actores y el desarrollo de nuevos proyectos.

Este resultado conlleva una lección importante: cuando hay voluntad política para destrabar obstáculos y se generan las condiciones propicias para el desarrollo de inversiones, la reacción del mercado no tarda en llegar y surgen propuestas que generan valor, empleo y oportunidades. Esa es la esencia de una efectiva alianza público-privada, que descansa en la certeza jurídica y la confianza para el despliegue de la actividad privada. Algo que debiera replicarse en otros sectores.