DEBATE EDUCACIONAL: ALUMNOS AFECTADOS DEBERÁN MIGRAR A COLEGIOS DE PEOR CALIDAD

Eduación Escolar
  • No es cierto que el sector particular subvencionado esté fuera del alcance de las familias vulnerables del país: 1 de cada 2 alumnos de este sector es calificados como prioritario.
  • 36% de los estudiantes del sector particular subvencionado con financiamiento compartido, equivalente a cerca de 450 mil estudiantes, se verá perjudicado por una disminución en los recursos con que disponen sus colegios para su educación.
  • Peor aún, 121 mil de estos 450 mil alumnos perjudicados son estudiantes prioritarios (es decir, del 40% más pobre).
  • La alternativa a la que deberán recurrir estos alumnos perjudicados son colegios de peores resultados en el SIMCE 2013, tanto en 4to. y 8vo. básico, como en II° medio. En consecuencia, tendrán que cambiarse a colegios que en promedio tienen entre medio y un año de retraso en términos de aprendizajes.

Uno de los cambios que pretende introducir en materia educacional el proyecto de ley ingresado la semana pasada, es terminar con el financiamiento compartido del sistema escolar. A partir de los datos de financiamiento y matrículas actuales de los establecimientos educacionales particulares subvencionados, construimos cuál será el escenario que enfrentarían los alumnos de llevarse a cabo la prohibición de cobrar un copago a las familias.

El ejercicio que realizamos es el siguiente:

  • Financiamiento. Comparamos los recursos con que cuentan hoy los establecimientos particulares subvencionados que cobran un financiamiento compartido, con los recursos con que dispondrían de acuerdo a lo que establece el proyecto de ley. En otras palabras, comparamos en qué situación quedan los colegios si es que el financiamiento compartido que se recauda en la actualidad (aproximadamente $ 520 millones de dólares) se sustituyera por el aporte de gratuidad y la subvención por alumno preferente planteadas en el proyecto de ley[i]. Nos enfocamos en el número de alumnos que se verían perjudicados, especialmente los prioritarios, pues uno de los principales objetivos que se ha dado para enviar este proyecto es aumentar sus oportunidades de acceder a una mejor educación.
  • Calidad académica. En segundo lugar, analizamos cuál será el escenario que enfrentarán los alumnos perjudicados con un menor financiamiento, en caso de que sus colegios tengan que cerrar o convertirse en particular pagado, y deban por lo tanto matricularse en otro colegio particular subvencionado ya existente. Para esto comparamos los puntajes SIMCE 2013 de los colegios que se verán perjudicados con este proyecto de ley, y los que quedarían como alternativa para la migración de sus alumnos.

Los resultados de estos análisis se resumen a continuación:

Financiamiento

1) La mayoría de los estudiantes del sector particular subvencionado asiste hoy al sector que cobra financiamiento compartido (73% de la matrícula). De estos, 36% (equivalente a cerca de 450 mil estudiantes) se verá perjudicado por una disminución en los recursos con que disponen sus colegios para su educación.

Gráfico 1

2) No es cierto que el sector particular subvencionado esté fuera del alcance de las familias vulnerables del país: 49% de sus matrículas han sido calificados como prioritarios (es decir, pertenecen al 40% más pobre de la población). Si sólo consideramos el sector particular subvencionado con financiamiento compartido, tenemos que 42% de sus alumnos son prioritarios. Lo anterior da cuenta de que el cobro de un copago no constituye una barrera real en su integración. Esto se explicaría porque la mayoría de los colegios cobra mensualidades abordables (la mitad cobra menos de 11 mil pesos), o bien gracias a las becas que otorgan gratuidad tanto a los alumnos prioritarios que reciben SEP como a los del 15% más vulnerable.

3) Respecto a los 840 mil estudiantes prioritarios que asisten hoy al sector particular subvencionado, tenemos que 63% (530 mil alumnos) estudia en colegios con copago. De ellos, 23% (121 mil) se verá perjudicado con la eliminación del copago que propone el proyecto de ley enviado por el Gobierno, pues la introducción de otros aportes no compensará esta caída en los recursos. Ahora su colegio dispondrá de menos recursos para su educación. Esto podría provocar tanto el cierre como la transformación a particular pagado; en ambos casos, pierden las familias.

Gráfico 2

Calidad académica

Las alternativas que enfrentarán los alumnos perjudicados con un menor financiamiento, en caso de que sus colegios tengan que cerrar o convertirse en particular pagado, será migrar a colegios municipales o particulares subvencionados ya existentes. Si comparamos los puntajes SIMCE 2013 de los colegios perjudicados con este proyecto de ley, y los puntajes de los demás colegios, nos encontramos con alumnos que tendrán que migrar a colegios que, en promedio, tienen diferencias negativas de más de 20 puntos. Esto significaría que tendrán que cambiarse a colegios que tienen entre medio y un año de retraso en términos de aprendizajes.

- SIMCE 4° básico 2013: las escuelas que se verán perjudicadas por un menor financiamiento obtienen un promedio de 269 puntos en el SIMCE de matemáticas y 277 en el SIMCE de lectura. Estos valores representan en promedio 24 puntos más en matemáticas y 20 puntos más en lectura que los restantes colegios particulares subvencionados, diferencias que se acentúan al comparar con los colegios municipales alternativos (brechas de 29 y 25 puntos en matemáticas y lectura, respectivamente).

Gráfico 3

SIMCE 8vo. Básico 2013: las escuelas que se verán perjudicadas obtienen 25 puntos más en matemáticas y 17 puntos más en lectura que las alternativas particulares subvencionadas que no se verán perjudicadas. Nuevamente estas brechas se incrementan a 37 y 25 puntos en matemáticas y lectura, respectivamente, si se compara a los colegios perjudicados con las alternativas municipales.

Gráfico 4

- SIMCE 2° medio 2013: los liceos que se verán perjudicados obtienen 37 puntos más en matemáticas y 21 puntos más en lectura que las alternativas particulares subvencionadas que no se verán perjudicadas. Nuevamente estas brechas se incrementan si comparamos con las alternativas municipales, a 65 y 40 puntos en matemáticas y lectura, respectivamente.

Gráfico 5

Concluyendo

La mayoría de los estudiantes del sector particular subvencionado asiste hoy al sector que cobra financiamiento compartido (73% de la matrícula). Con su eliminación, tal como la propone el proyecto de ley enviado por el Gobierno, cerca de 450 mil estudiantes se verán perjudicados por la disminución en los recursos con que disponen sus colegios para su educación, pues la introducción de otros aportes no compensará esta caída en los recursos. Respecto a los 530 mil estudiantes prioritarios que asisten hoy al sector particular subvencionado, 23% (121 mil) se verá perjudicado por este mismo motivo. Esta caída en los recursos con que cuentan las escuelas podría provocar tanto el cierre como la transformación a particular pagado; en ambos casos, pierden las familias.

Si comparamos los puntajes SIMCE 2013 de los colegios perjudicados con este proyecto de ley, y los puntajes de los demás colegios, nos encontramos con alumnos que tendrán que migrar a colegios que, en promedio, tienen diferencias negativas de más de 20 puntos. En consecuencia, tendrán que cambiarse a colegios que tienen entre medio y un año de retraso en términos de aprendizajes.


[i] Para este cálculo excluimos los establecimientos educacionales que sólo imparten enseñanza parvularia y/o especial. Además utilizamos los siguientes supuestos:

- Que la subvención para alumnos preferentes alcanzará al 90% de los alumnos no prioritarios, y se utiliza un promedio de $14.861 (por la dificultad de distinguir entre alumnos de enseñanza básica y media).

- Se omite el nuevo descuento en la subvención que establece el proyecto de ley según el tramo de copago, debido a la imposibilidad que tenemos para identificar cuánto cobra exactamente cada colegio.