LYD PROPONE CONJUNTO DE MEJORAS AL SISTEMA CARCELARIO

Rodrigo Delaveau, Director del Programa Justicia de LyD, participó en un seminario organizado por la Universidad Mayor, en donde expuso acerca del  “Sistema penitenciario en Chile: propuestas para su desarrollo”.

En la oportunidad, el experto hizo un acabado diagnóstico del sistema carcelario, asegurando que existen diferencias diametrales entre el sistema público tradicional y el concesionado, teniendo los segundos prestaciones muy superiores pero también costos más elevados, se han superado las barreras ideológicas que impedían su desarrollo aunque siguen teniendo baja cobertura.

Dentro de las mejoras que deben hacerse, a juicio de Delaveau, es el rediseño de las bases de licitación del 2011, priorizando por índice de hacinamiento. En ese sentido, se debería poner especial énfasis en la concesión de recintos que ayuden a regularizar la situación en CDP Puente Alto, Santiago Sur y Valparaíso.

A su vez,  debido a que el consumo de suministros básicos como agua y energía son mayores al promedio de la población, Delaveau propone elaborar proyectos de gestión de los consumos a implementar por parte de la concesionaria, estimándose ahorros potenciales de 40%.

En temas como el servicio de alimentación, las bases de la concesión exigen vacunas y exámenes que ya no están vigentes, además de una serie de productos para una minuta de respaldo en caso de eventuales emergencias que hacen el modelo operacional menos eficiente, como por ejemplo, el hecho de que el contrato de suministro de gas deba ser suscrito por Gendarmería.

En el caso del servicio de salud, hay disparidad de criterios regionales en las obligaciones que se imponen. Entre algunas de las exigencias está la obligación de práctica de exámenes al 100% de los internos lo que a juicio de los especialistas no se justifica. Lo mismo ocurre con la obligación de disponer horas de especialidades médicas innecesarias, como dermatólogos, urólogos, internistas, etc.

En la reinserción laboral, Delaveau destaca que más del 45% de los diagnósticos y planes de intervención se realizan a internos que salen en libertad antes de 6 meses, por lo que este trabajo no aporta a la rehabilitación. Además, más del 30% de los internos inicia su participación en actividades de rehabilitación que quedan inconclusas por egreso. Por ello, el experto propone que los recursos desperdiciados podrían destinarse a realizar actividades focalizadas y de mayor utilidad para el sistema.

En temas de legislación laboral, la ley no contempla excepciones en relación con los internos que son contratados por el operador y las empresas que colaboran en los talleres del área laboral, desincentivando la participación. Para Delaveau, los planes debieran orientarse más a las formaciones de microempresarios independientes que a trabajadores dependientes.

Por otra parte, se propone un aumento  de la capacidad construida y su densidad. Delaveau postula que se pueden ocupar espacios predeterminados para construir nuevos módulos de reclusión, con un nuevo estándar para internos de bajo compromiso delictual, reclusión nocturna u otros de interés de la autoridad.

Además, se propone que los concesionarios contribuyan con estadísticas e información respecto de los planes realizados por el interno, para hacer un seguimiento post carcelario, mejorar las curvas de aprendizaje y de reincidencia.

Por último, se debería estandarizar la información de todos los establecimientos penitenciarios, ya sean públicos o privados. De esta manera, se pueden transparentar y sincerar el análisis costo /beneficio por interno y seguridad ciudadana.