CONSIDERACIONES ACERCA DEL PROYECTO DE ALIMENTOS

Tras el acuerdo logrado ayer en el Senado para aprobar el proyecto de etiquetado de alimentos, a la espera del veto presidencial que revisará algunos artículos en conflicto, es conveniente hacer algunas precisiones.

Algunas de la ideas principales del proyecto que serán objeto de veto, está la prohibición de publicidad de sucedáneos a la leche materna, y la prohibición de venta de los alimentos “altos en” en las universidades. Además, se establece que las clases de educación física deben ser en horas extra programáticas, para no afectar la LGE y que la obligación de rotulación no afecte las importaciones.

El sobrepeso y la obesidad son un problema real de nuestra sociedad que debe ser atacada mediante políticas adecuadas, no siendo el caso de la “Ley del Súper 8”, ya que se trata de una iniciativa que en consideración a su excesivas prohibiciones podría acrecentar la pandemia que busca combatir, afectando de paso derechos inherentes de los consumidores. Además, se crearán barreras paraarancelarias que no sólo impedirá la entrada de nuevos actores, sino que también podría incentivar a la salida de importantes actores, lo que se traducirá en una reducción del mercado y por lo tanto en un aumento de los precios o afectación del empleo.

La prohibición no crea hábitos, por lo tanto lo que se requiere es plantear políticas de mayor información para impedir asimetrías en el mercado y presentar positivamente los beneficios de una alimentación adecuada, otorgando a los padres un derecho que constitucionalmente les corresponde: elegir de forma libre e informada, aquellos productos que estimen que permitirán una adecuada alimentación a sus hijos, ya que el proyecto se basa en la premisa errónea de que las personas son incompetentes para tomar decisiones tan propias e inherentes como es su alimentación.

Lea el documento "Proyecto de alimentos:  Diagnostico acertado tratamiento erróneo"