ENTREVISTA A LA DIRECTORA EJECUTIVA DE LYD, MARCELA CUBILLOS, EN EL MERCURIO

La exministra de Educación y hoy directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo vuelve con fuerza a la arena política. Critica el "buenismo" y dice que "sin instituciones sólidas, sin seguridad jurídica para las inversiones, sin compromiso de que no volverá la violencia, no habrá reactivación por más medidas técnicas o acuerdos que tengamos".

"Desde el Ministerio de Educación, muchos habrían querido que no tuviera voz o que hubiera desparecido después", dice y se ríe la exministra, exdiputada y hoy directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo, el think tank liberal.

Marcela Cubillos es de esas mujeres fuertes, frontales, y sabe que eso irrita a algunos. Pero no se callará. "Si hoy queremos influir, defender mejor nuestras ideas, debemos comunicar en todas las canchas", afirma al otro lado de la pantalla, rodeada de libros y fotos familiares. En el escritorio de su casa, se alcanzan a ver la de su marido, el senador Andrés Allamand, y la de su padre, el excanciller Hernán Cubillos.

-¿También en el matinal? Es una curiosidad ser directora de un centro de estudios y panelista en el "show de la actualidad".

-Muchas de nuestras ideas se están debatiendo en el horario de la mañana, y podemos conversar directamente con los vecinos: si retirar o no los fondos previsionales, si conviene el posnatal de emergencia. Los matinales llegan a mucha gente, logran informar y aterrizar las propuestas. En cualquier espacio, mi estilo es siempre desde la información, no desde la descalificación.

El debate político ha marcado su vida pública desde sus comienzos universitarios, como dirigente gremialista. Ahora se sumó al matinal 'Bienvenidos', a veces en dupla con el exalcalde Claudio Orrego (DC); otros días, con el exministro Francisco Vidal (PPD). También al análisis político en 'Mesa Central' del mismo canal, donde su aterrizaje encendió Twitter.

-¿Le afectaron las críticas por reemplazar a la periodista Mónica González?

-No fue un reemplazo, según informó el canal, Mónica decidió no seguir en el programa. Yo cumplo un rol en defender ideas, conversar, y eso se está dando muy bien en los dos programas en que he participado.

Lo mismo que está haciendo -por vía telemática- en un ciclo con todos los centros de estudios y partidos de la centroderecha. La exmilitante UDI, hoy independiente, cree que en su desastroso andar por Chile, el covid también agravó 'la amenaza populista'. 'Hay sectores que quisieran utilizar esta crisis para avanzar en una agenda contraria a la libertad. Es un abuso de poder que autoridades decidan qué reglas cumplen y cuáles no', recalca.

-¿Se refiere a la presidenta del Senado, a los proyectos inconstitucionales de lado y lado que proliferan en el Congreso?

-Efectivamente, cuando la presidenta del Senado dice que va a cometer 'un sacrilegio constitucional', es otra forma de decir "no voy a cumplir la Constitución". O cuando marinos que cuidan el toque de queda terminan imputados por la fiscalía, o la Corte de Apelaciones decide escribir el derecho en el retiro de fondos previsionales. ¿Qué pasaría si el Presidente lo hiciera por la emergencia? Son señales equivocadas. Chile se desarrolló por ser un país serio y con instituciones sólidas, que respetaban las reglas del juego. Todas las autoridades deben cuidar el Estado de Derecho y actuar dentro de sus atribuciones.

-¿Es buena idea la "comisión" que propuso el Presidente Piñera para regular este tema?, ¿no está zanjado en la propia Constitución?

-Se explicó que se trata, más bien, de analizar mejoras a la ley orgánica del Congreso y está en todo su derecho. Pero hoy no faltan atribuciones ni leyes para cumplir y hacer respetar la Constitución, solo hay que hacerlo. No comparto la declaración de la presidenta del Tribunal Constitucional; la Constitución no se defiende a través de comunicados de prensa ni con llamados a cumplirla, lo que necesitamos es que el Congreso, el Ejecutivo y el Tribunal Constitucional cumplan su mandato constitucional.

-¿No hay una contradicción cuando el Gobierno critica proyectos inconstitucionales y, al final, no recurre al Tribunal Constitucional para defender la legalidad que reclama?

-Es una mala señal, no se va al TC solo cuando hay certeza de ganar. Las responsabilidades son compartidas; parlamentarios no deben presentar proyectos inconstitucionales y el Ejecutivo debe ejercer sus atribuciones como ir al TC. ¿Qué queda para el ciudadano común y corriente? El senador Quintero decidió no cumplir la cuarentena, y vemos que a personas comunes y corrientes se les aplica el rigor de la ley. Se dio un paso muy importante en el posnatal de emergencia, el ministro Claudio Alvarado fue muy claro y se rechazó con votos muy valiosos de parlamentarios de la oposición que están de acuerdo con el fondo del proyecto. Creo que el debate debería ser que hoy solo parlamentarios o el Ejecutivo pueden recurrir al TC y muchos ciudadanos podemos sentirnos afectados; habría que explorar que más personas puedan hacerlo.

-En la oposición dicen que es "la única manera" de que el Gobierno atienda urgencias como el posnatal.

-Los parlamentarios son autoridades y tienen bastantes más alternativas que saltarse la Constitución para hacer un punto político y empujar una iniciativa. El Gobierno ha ido con todas las medidas económicas de manera flexible y paulatina, abordando todos los sectores, la solución que ofrecieron los parlamentarios en el posnatal es inconstitucional y no soluciona el problema. Nuevamente es populismo. Sin instituciones sólidas, sin seguridad jurídica para las inversiones, sin compromiso de que no volverá la violencia, no habrá reactivación por más medidas técnicas o acuerdos que tengamos.

Extracto de la entrevista a Nuestra Directora Ejecutiva, Marcela Cubillos, en El Mercurio.-