Expectativas por proyecto de ley de Subvención para Educación Parvularia

Educación ParvulariaEl viernes, el Presidente firmó el proyecto de ley que busca crear una subvención para financiar el acceso de los niños de entre 2 y 4 años a los niveles medios de educación parvularia, esto es, para los niveles anteriores a pre kínder. Esta subvención consistirá en un monto fijo por niño, que se incrementará en el caso de que éste tenga necesidades educativas especiales, así como también, en el caso de quienes provengan de una situación de mayor vulnerabilidad. "Ello constituye una buena noticia, pues permite enfrentar los problemas de los que adolece el sistema en cuanto la grave falta de transparencia, así como también la significativa disparidad en los recursos que el Estado entrega por cada niño, los que en lugar de depender de las necesidades de éste, varían en función del tipo de establecimiento al que asiste", señala María Paz Arzola, Coordinadora del Programa Social de LyD.

En el país tenemos los siguientes tipos de proveedores de educación parvularia: establecimientos administrados por Junji, por Integra, jardines que operan vía transferencia de fondos (VTF), normalmente municipios y organizaciones sin fines de lucro, así como también los establecimientos escolares que ofrecen estos niveles educativos (municipales, particulares subvencionados y particulares pagados). En la Tabla N° 1 se muestra el número de niños matriculados en cada uno de estos establecimientos el año 2017 y en la última columna vemos que los establecimientos que operan vía transferencia de fondos desde Junji (VTF) son los que reciben un mayor porcentaje de alumnos (28,1% del total), seguidos por los colegios particulares subvencionados (26,3%). Junji, en cambio, atiende al 18,5% de quienes asisten a este nivel educativo.

"El sistema de financiamiento de los niños que asisten a estos niveles medios, sin embargo, es aún precario y poco transparente, lo que deriva en que los recursos que dispone el Estado son muy desiguales y varían para cada uno de estos proveedores. En concreto, son sustancialmente menores para el caso de los jardines VTF que para los jardines propios de Junji[i]", explica Arzola. Eso mismo concluyó un informe encargado por la dirección de Presupuestos (DIPRES) en 2015, el que señala que la modalidad VTF, en comparación con la modalidad administración directa de Junji, tiene más establecimientos y más niños matriculados, así como una menor tasa de niños por establecimiento, lo que se da en un contexto de menores costos de operación. Ahora bien, dado que en este nivel educativo la información relativa a la calidad del servicio es aún incipiente, el informe señala la imposibilidad de comparar y concluir sobre la costo-efectividad de ambas modalidades de gestión. Esto es preocupante, pues da cuenta del vacío de información que existe en educación parvularia, lo que dificulta la buena toma de decisiones en cuanto a la ampliación de cobertura y a la mejora de la calidad del servicio provisto.

"En ese sentido, la idea de crear un financiamiento único vía subvención parece un buen paso, pues permite ajustar de mejor forma la oferta a la demanda efectiva en cada territorio", dice la economista de LyD. Respecto al mecanismo de subvención o subsidio a la demanda para financiar a educación, tal como exponen Fontaine y Urzúa (2018)[ii], estos sistemas de financiamiento son cada vez más frecuentes en el mundo; la OCDE reporta que, de 22 países con información, 9 lo utilizan en educación primaria y 7 en primaria y secundaria[iii]. La razón de ello es que éstos promueven una mayor diversidad de la oferta educativa y eficiencia en el gasto, y porque admiten libertad de elección para las familias, es decir, permiten que el Estado ponga a disposición de éstas los recursos para que elijan el establecimiento educacional de su preferencia.

"Con todo, si bien aún falta conocer los detalles de la propuesta para poder evaluar con rigor, por ahora nos parece un acierto que el gobierno pretenda avanzar en un mecanismo transparente y no discriminatorio para financiar la educación parvularia y ampliar su cobertura a través de un mecanismo más costo-efectivo", dice Arzola. Asimismo, celebramos que se ponga el foco en este nivel educativo que, aunque resulta clave para el desarrollo cognitivo y socioemocional futuro, durante los últimos años ha sido postergado por detrás de la educación superior. Es fundamental que el proyecto en cuestión avance efectivamente en establecer las mismas condiciones de operación y exigencias para todos los jardines, independiente de cuál sea el proveedor, y que además vaya de la mano con el avance en la implementación del Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Parvularia, en el que el gobierno ha manifestado también se encuentra trabajando.


[i] No contamos con información oficial respecto a los recursos promedio por niños en cada tipo de establecimiento, sin embargo, estimamos que la modalidad VTF podría recibir del orden de la mitad de lo que reciben los jardines propios de Junji.

[ii] Fontaine, A. y S.Urzúa (2018). Educación con Patines. Ediciones El Mercurio.

[iii] OCDE (2017). “School choice and school vouchers. An OECD perspective”.