AUTONOMÍA DE LOS CUERPOS INTERMEDIOS: ¿OBJECIÓN INSTITUCIONAL O PROTECCIÓN CONSTITUCIONAL?