El cuarto retiro

La desconexión entre el mundo técnico y político es evidente en la discusión del cuarto retiro de fondos previsionales. No deja de sorprender que encuentre apoyo a pesar de las evidencias técnicas presentadas por instituciones expertas en su materia como la Superintendencia de Pensiones, la Comisión para el Mercado Financiero, el Banco Central y diversos economistas.

Los datos hablan por sí solos: los retiros tienen un fuerte impacto en los montos de las pensiones actuales y futuras debilitando el pilar contributivo del sistema de pensiones, considerando que ningún retiro dispuso medidas para la reposición de los montos retirados. De la misma manera, los retiros han favorecido a quienes han tenido empleos formales y mayor densidad de cotización y con cada retiro la regresividad de la medida se ha hecho más evidente. El Banco Central señaló que los retiros y el deterioro de las cuentas fiscales (producto de las trasferencias de recursos durante la pandemia) deterioraron el mercado financiero local, con tasas al alza, tipo de cambio elevado y mayores presiones inflacionarias, lo que golpea a todos, especialmente a los hogares más vulnerables.

El retiro de fondos previsionales no es una política en contra de las AFP, sino que es una política en contra de las pensiones de las personas y de los hogares más vulnerables.
Finalmente, no podemos permitirnos poner en duda la calidad técnica ni atribuir intencionalidad política a nuestras instituciones.

Carta de Ingrid Jones, Economista, publicada en Libertad y Desarrollo.-