SUBVENCIÓN PARA LA EDUCACIÓN PARVULARIA: UN BUEN PROYECTO, CON ESPACIOS DE MEJORA