LA PROGRESIVIDAD DE LOS IMPUESTOS