COSTO DE LA VIDA REGISTRA MAYOR ALZA MENSUAL EN 29 AÑOS

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer el Índice de Precios al Consumidor (IPC) para el mes de marzo de 2022, el cual registró una variación mensual de 1,9%, acumulando 3,4% en lo que va del año. En doce meses, la inflación total alcanzó una variación de 9,4%. Este resultado se ubicó muy por encima de lo proyectado por el mercado y corresponde a la variación mensual más alta registrada desde 1993.

Once de las doce divisiones aportaron incidencias positivas. Entre las que tuvieron variaciones positivas respecto del mes anterior destacó Alimentos y bebidas no alcohólicas (3,9%) y Educación (6,6%).  Por su parte, Comunicaciones fue la única división que cayó (-4,1%).

Por producto, destacó el alza mensual de Servicios de transporte aéreo (20,8%), Servicio de enseñanza universitaria (6,8%), Cigarrillos (6,1%) y Pan (5,9%). El aumento en el precio de este último, obedece a las presiones al alza en el mercado de los cereales producto de la invasión de Rusia a Ucrania. Las bajas se dieron en Servicio de pack de telecomunicaciones (-9,6%) y Servicio de transporte en bus interurbano (-19,2%).

El índice de precios de los transables presentó una variación mensual positiva en marzo de 2,3%, al igual que los no transables (aunque en menor medida) que registraron una variación de 1,2% con respecto a febrero de 2022. En 12 meses, en tanto, se incrementaron 11,5% y 6,9%, respectivamente. Finalmente, se observa que el IPC sin alimentos ni energía (IPCSAE) registró una variación mensual de 1,2%, alcanzando una variación anual de 7,4%.

La inflación anualizada fue de 9,4%, la más alta desde 2008, lo cual está muy por sobre el rango meta anual establecido por el Banco Central. De esta forma, el alza en el costo de vida para el segundo mes del año implica que la unidad de fomento se incrementará en $602 a partir del mañana y hasta el 8 de mayo.

En un contexto más global, tenemos que la recesión de 2020 generó una caída transversal en el precio de los commodities, lo que comenzó a revertirse en la medida que el confinamiento comenzó a quedar atrás. Así es como, el petróleo Brent, por ejemplo, que había promediado US$42 por barril en 2020, subió a US$ 70 en 2021, lo que constituía la paulatina normalización del mercado mundial post pandemia. Sin embargo, la invasión rusa a Ucrania ha alterado de manera sustancial el mercado del petróleo, gas y carbón, así como varios productos agrícolas, tales como cereales y aceites.

Este fenómeno mundial ha generado un impacto en nuestros precios en donde productos como la parafina exhibe un aumento en 12 meses de 72,9%, mientras que la bencina, el aceite comestible lo hacen en cerca de 30%. Adicionalmente, al subir las materias primas se incrementa el bien final, como es el caso de carnes blancas, alza de 28% en 12m, y el pan con un 19,1%. Por último, también se siguen registrando incrementos significativos en servicios no transables, como la reparación de muebles y peluquería, con aumentos de 23,5% y 9,6% respectivamente. De esta manera, la inflación se ha propagado a toda la canasta.

Esta presión adicional de costos ya se ha manifestado en los resultados inflacionarios de todos los países, donde Chile no ha sido la excepción, lo cual obliga a los bancos centrales a subir aceleradamente la tasa de política monetaria, lo que logrará amainar la inflación, pero pone al mundo en riesgo de recesión para el 2023.