Trinidad Schleyer expuso sobre el Seguro de Salud Clase Media en la Comisión de Salud de la Cámara

Nuestra abogada del Programa Legislativo, Trinidad Schleyer, expuso ayer en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados sobre el Seguro de Salud Clase Media.

En la instancia, Schleyer afirmó que la clase media constituye el grupo más grande de la población en Chile, siendo muy heterogéneo en su composición y proclive a volver a caer en situaciones de vulnerabilidad ante la ocurrencia de eventos adversos. Chile es un país de alta movilidad social, lo que es bueno, por un lado, al ser comparativamente altas las probabilidades de que los hijos superen la condición de bajos ingresos de sus padres, pero también es riesgoso, en cuanto también es alta la probabilidad de retroceder en los avances, lo que es precisamente el nuevo enfoque de la política social.

Ahora bien, para determinar cuáles son los mayores riesgos que afectan a la clase media se puede analizar cuál es su posición respecto a los indicadores de pobreza multidimensional. Respecto al área de salud, las carencias en este indicador son menores. Son pocos los hogares de clase media que no se encuentran adscritos al sistema de salud y en porcentajes muy similares a los de las familias pobres y vulnerables, y también el logro en el indicador de atenciones de salud es alto.

No obstante lo anterior, estos indicadores de pobreza multidimensional no miden el costo asociado a hospitalizaciones y tratamiento oportuno de enfermedades de mayor gravedad, que pueden constituir un gasto inesperadamente alto. Así, más del 50% de las personas de clase media que estuvieron hospitalizadas o se realizaron una intervención quirúrgica realizaron un pago, siendo mayor el porcentaje de los que pagaron quienes se atendieron en hospitales o clínicas privadas. El pago no es un problema en sí mismo, sino en cuanto puede conllevar a un endeudamiento excesivo que desestabilice el presupuesto familiar.

En esta línea, al preguntarse a las personas respecto a los mayores riesgos que perciben a corto plazo, se encuentra no poder cubrir sus gastos diarios, seguido por enfermarse o inhabilitarse, siendo una de las preocupaciones más fuertes de la población.

Ahora bien, ¿qué vamos a entender por clase media respecto a este seguro? El proyecto de Clase Media Protegida no entrega una definición de este segmento, sino que reserva a la determinación de los beneficiarios a cada programa, siendo en este caso los que pueden acceder a la modalidad de libre elección. Esto parece adecuado toda vez que estos usuarios, los del tramo B, C y D son los que contribuyen con su 7% al financiamiento del Fondo, 7% que corresponde al 33% de los ingresos totales de Fonasa, por lo que es importante fortalecer los beneficios que se les brindan para que no migren al sector privado de salud. Se excluye con esto a los usuarios del tramo A. los que no obstante no hay que olvidar que son beneficiarios absolutos del sistema de salud (no contribuyen con sus ingresos y no pagan por las atenciones de salud).

La modalidad de libre elección permite a las familias acceder en forma oportuna a las prestaciones de salud que requieren, lo que ayuda a descongestionar las listas de espera del sector público, uno de sus grandes problemas.

Ahora bien, no puede tener como objetivo resolver todas las esperas sino focalizarse en aquellas que signifiquen una situación financiera catastrófica para la familia y que puedan tener consecuencias graves en la salud del paciente, en su calidad de vida o que pueda acarrear consecuencias nocivas para su futuro, lo que puede implicar no sólo un impacto negativo individual, sino mayores costos finales para el sistema. "Entonces el seguro se debe focalizar en enfermedades que produzcan estos efectos, lo que en este proyecto se deja a la potestad reglamentaria. En este punto también es importante recalcar que sea Fonasa el que propone qué enfermedades cubrir, desde un punto de vista técnico y libre de presiones políticas", dice Trinidad Schleyer, abogada de LyD.  

La Modalidad de Libre Elección permite de este modo la integración social y la inclusión en los sistemas de salud, permitiendo a los usuarios de Fonasa y de Isapres utilizar el mismo centro de atención ambulatoria, por ahora, pero con el proyecto de ley de seguro de salud de clase media, también hospitalaria.

En conclusión, el Seguro de Salud Clase Media tiene una serie de beneficios, tales como reducir el riesgo de catástrofe financiera por eventos de salud adversos, rectifica la situación de bajas coberturas para los segmentos B, C y D en el sector privado dándoles libertad para elegir, otorga una resolución integral del problema de salud cubierto, descongestiona las listas de espera, lo que beneficia también al grupo A. "Permite utilizar capacidad ociosa del sector privado, lo que es utilizado por Fonasa para conseguir mejores precios al tener que suscribir convenios con los prestadores para otorgar estos servicios. Es una medida eficiente para Fonasa al recibir contribuciones de las familias en el pago de las prestaciones y da tranquilidad a los beneficiarios frente al temor de no poder sobrellevar económicamente ciertas enfermedades por un bajo costo per cápita", explica Schleyer.

 

Ver presentación completa