Economía chilena solo crece 1,8% durante primer semestre de 2019

El Banco Central de Chile, como es habitual en esta época del año, publicó los datos de cuentas nacionales, correspondientes al segundo trimestre de 2019. Con ello ya se evidencian datos de la actividad económica de nuestro país, correspondiente a primer semestre del año en curso.

Así, la producción durante el segundo trimestre del presente año se expandió un magro 1,9%, esto sumado al dato correspondiente al primer trimestre, de 1,6%, explicaría que la actividad económica creció levemente 1,8%, resultado muy disímil al 4,0% del cierre del año 2018. Todo indica que la actividad económica en 2019 crecerá por debajo del 3%, cifra muy por debajo del 3,5% que se proyectaba a principio de este año.

Analizando dentro del Producto Interno Bruto (PIB), el PIB minero y el no minero se tienen los siguientes datos: con respecto al primero, durante el primer trimestre de 2019 la actividad minera cayó un 4,2%, esto explicado en alguna medida por temporales que afectaron el norte del país a principios de año. Por su parte durante el segundo trimestre se observa una leve recuperación en la actividad minera, así dicho sector creció 0,2%, de esta manera el PIB minero cayó 2%.

En segundo lugar, el PIB no minero crece 2,2% y 2,1% respectivamente durante primer y segundo trimestre de 2019, anotando así un 2,2% para los primeros 6 meses del año. Desde ya vale la pena mencionar que las cifras económicas están afectadas por efectos puntuales, en el caso de la minería, ya indicamos cuales, por lo cual se deben analizar también las cifras anualizadas para todos los componentes del producto.

De esta manera analizando las cifras anualizadas, en el caso del PIB no minero tenemos que la actividad se habría expandido, 3,6% y 2,8% en el primer y segundo trimestre, respectivamente, lo que explicaría una expansión anualizada semestral de 3,2%. Utilizando el mismo guarismo, para el PIB minero tenemos que durante el primer semestre la actividad minera habría retrocedido 0,5% (0,0% primer trimestre, 1,1% segundo trimestre).

Desde el punto de vista de los componentes del gasto en el PIB, anualizados, tenemos que el consumo (sector privado) habría crecido en primer semestre 3,3%, esto impulsado en gran medida por el consumo de servicios y de bienes durables. En el caso de consumo de gobierno, para la misma data se observa que el dato es 2,1%, lo que es sin duda consistente con el estímulo de mejorar los desequilibrios fiscales y la buena salud de las finanzas públicas.

Así las cosas, la inversión en los primeros 6 meses crece 4,8%, resultado bastante más auspicioso que los observados durante los años pasados; esto evidencia la tesis de una inversión creciente, que se explica en medida por el componente de adquisición de maquinaria y equipo, el que creció en 7,7%, buen síntoma, sobre todo para ejecuciones futuras de proyectos de inversión que aguardan.

"Por último, uno de los aspectos negativos que debemos recalcar es la caída que se ha observado, durante 2019, en el sector exportador de nuestra economía. No ha sido condición necesaria el buen valor al que se cotiza la divisa americana, lo que mejora sin duda los términos de intercambio, el paupérrimo desempeño en este sector que ha visto aquejado por las condiciones de incertidumbre que han generado la guerra comercial entre las grandes potencias: Estados Unidos y China.  Nuestra economía no ha sido impermeable a estos efectos, muy por el contrario, se ha visto debilitada por dicho conflicto", dice Felipe Berger, Economista de Libertad y Desarrollo.