Nueva canasta IPC: ¿Cómo se deben reajustar los contratos?

La canasta base que utiliza el INE para la medición de precios fue actualizada, tomando como nueva base anual el 2018=100.

Esto ha dado origen a nuevas cifras de inflación anual. De esta manera, durante este año 2019 se han estado publicando dos valores simultáneamente: el de la serie de referencia (o el “nuevo” IPC) y el de la serie empalmada.

En términos simples, la serie empalmada del IPC consiste en una serie que se calcula uniendo series del indicador de precios (con diferentes años base de referencia), de modo de disponer de una serie más larga para el análisis. Esto, debido a que cada cambio de año base en la medición del IPC implica cambiar los productos y los ponderadores de la canasta, lo que hace que cada conjunto de índices calculados durante un período de tiempo, con una canasta en particular, no sea estrictamente comparable con otra. De aquí surge la necesidad de construir una serie empalmada, cuestión que se realiza con técnicas estadísticas.

 

 

Entonces, concretamente: ¿Qué serie se utiliza para los reajustes en base a inflación anual (o variación en 12 meses)? Pues bien, para efectos de reajustabilidad, lo correcto es utilizar la variación anual de la serie empalmada, la cual será diferente a la de referencia sólo durante el 2019.

"Es decir, si usted quisiera reajustar algún contrato en mayo, basado en el IPC anual, deberá usar el 2,8% (y no el 2,3%), pues es el dato que mantiene las variaciones mensuales de la base vigente en cada momento del tiempo", explica Carolina Grünwald, Economista Senior LyD.