Eric Hanushek, Senior Fellow del Hoover Institution de la Universidad de Stanford: “La calidad de la educación explica en gran parte el diferente crecimiento económico de los países”

Eric Hanushek es nuevamente el invitado internacional de nuestro seminario Calidad y Gestión en Educación. El año 2010 visitó nuestro país, donde prendió las alertas sobre la mala calidad de la educación en Latinoamérica, tema que ha sido uno de sus principales temas de investigación. Nueve años después, vuelve a analizar qué está pasando en el mundo y en la región. Sobre eso conversó con Revista LyD.

Una de las principales conclusiones de sus estudios es que no son tan relevantes los años de escolaridad, sino la calidad en la educación. Esto tiene directa relación con los profesores. ¿Cómo se puede medir?

Hay estudios considerables que demuestran lo importante de un profesor para determinar logros. Los estudios existentes indican que la calidad del profesor es el elemento más importante de un colegio. Para esta investigación se midió la calidad de un profesor en base a su ‘’valor agregado’’ (que se refiere a cuánto contribuye un profesor al aprendizaje de un alumno tras dar cabida a otros aprendizajes, como el impartido por la familia o los pares). Se debe tener en cuenta que la calidad de un profesor no se mide mediante cosas simples, como son los años de experiencia o los diferentes niveles de titulación.

¿Cuánto afecta la calidad en la educación al crecimiento de un país?

La calidad de la educación, medida en base a resultados de pruebas, no sólo afecta los ingresos a los que puede aspirar un individuo, sino que también se espera un mayor crecimiento en países donde la gente obtiene mayores logros. De hecho, los estudios muestran que la calidad de la educación explica en gran parte el diferente crecimiento económico de los países. Dicho de otro modo, hay mayores tasas de crecimiento en países con trabajadores mejor calificados.

¿De qué forma una prueba estandarizada como la PISA puede ayudar a mejorar procesos educativos?

La calidad en la educación puede inferirse a través de pruebas como la PISA y sus resultados son bastante más importantes que solamente los años de escolaridad completados por la población. Sin embargo, no es el puntaje en las pruebas lo que importa sino el conocimiento y las habilidades que éstas reflejan. Si yo supiera qué preguntas tendrá la siguiente prueba PISA e hiciera que los alumnos ensayen con esas preguntas, veríamos que los puntajes de Chile en la PISA mejorarían pero no así el aprendizaje real de los alumnos. Por otro lado, es muy difícil mejorar la calidad en los colegios si no sabes en qué posición están hoy por hoy. La PISA te da un indicador directo de lo bien que está funcionando tu sistema educativo al compararlo con lo que es posible (con los resultados de otros países, a los que les va mejor).

¿Por qué Chile y América Latina se encuentran tan por debajo en los indicadores?

Los colegios latinoamericanos no han contado con el mismo nivel de aprendizaje que existe en otros lados. No se sabe muy bien por qué. Históricamente, America Latina ha tenido mayores niveles de consecución (años de escolaridad completados), pero en el aprendizaje mediante pruebas internacionales no ha sido competitiva.

MÁS RECURSOS NO IMPLICA MÁS CALIDAD

¿Qué se debe considerar al invertir en educación? Usted ha demostrado que mayores recursos no significan necesariamente una mejora. Y en Chile, eso ha quedado bastante demostrado. 

Los estudios muestran que el sólo añadir recursos no es suficiente. Cómo se utilizan los recursos es tan importante como su disponibilidad. Es importante que los recursos brinden incentivos para el aprendizaje de los alumnos y que los recursos se relacionen con resultados. Siendo más específico, si se incorporan programas y ciertos recursos en los colegios, estos debiesen aportar al aprendizaje de los alumnos. Si no están aportando, los recursos debiesen redirigirse a otros programas y usos.

¿Cómo se capta a los mejores profesores?

Obviamente es difícil captar a buenos profesores. Los futuros profesores deben caer en cuenta que serán recompensados en base a su desempeño. Si hacen un buen trabajo, debiesen esperar un sueldo acorde. Lo difícil es saber quiénes serán o no buenos profesores si aún no entran a la sala de clases.

Usted está a favor de que se diferencien los salarios de los profesores acorde a su desempeño y evaluación, lo que es controversial, ya que en Chile la evaluación de los profesores ha sido debatida como instrumento, provocando resistencia por parte de los evaluados.

Hacer diferencias entre los pagos de acuerdo al desempeño es controversial en casi todas partes. Lo difícil es poder pronosticar si un profesor será o no efectivo si es que aún no ejerce. Debido al gran impacto que tienen los profesores, es díficil diseñar un buen sistema educativo sin tener que diferenciar entre profesores muy buenos y profesores muy malos. Si no se crea una política para mantener a los buenos profesores (y no así a los realmente malos) el desempeño del sistema será pobre.

¿Cómo se otorga mayor independencia a los colegios para que así puedan adaptarse a las necesidades de sus alumnos?

El enfoque más sencillo consiste en que los colegios se hagan responsables de los resultados de sus alumnos, pero facultarlos a decidir sobre cómo operar: a quién contratar, el tamaño de los distintos cursos, qué libros de texto usar, etc. Que exista un programa sólido para responsabilizar a aquellos colegios que involucran pruebas estandarizadas facilita herramientas para controlar el rendimiento y facilita un medio por el cual recompensar un buen desempeño. Llegados a ese punto, vas a querer que sean los encargados a nivel local quienes juzguen sobre cómo administrar la educación.