La lectura recomendada de Carlos F. Cáceres: «La Democracia Asediada» de Mauricio Rojas

Por Carlos F. Cáceres, Presidente del Consejo Asesor de Libertad y Desarrollo.-

Las circunstancias del período de vacaciones de verano fue una buena ocasión para leer la nueva obra de Mauricio Rojas que lleva el estimulante título “La Democracia Asediada, estudios sobre la democracia, el populismo y la utopía socialdemócrata”, el cual, a lo largo de varios ensayos deja registrado tanto el profundo conocimiento del autor en materia de ideas políticas como también su amplio sentido práctico en cuanto a volcar esas ideas en lo que acontece en la realidad contingente. Nos señala el autor que las democracias mueren lentamente, lo que se traduce en un largo proceso de deterioro de la amistad cívica y de las instituciones que resguardan el orden social y protegen las libertades fundamentales y, en esa perspectiva, nos coloca una serie de advertencias que serán reiteradas en el libro como aquella que “el precio de la democracia es nuestra eterna vigilancia”. Luego nos propone la tesis central: “los retrocesos democráticos de hoy empiezan en las urnas de votación”. Para testificar este hecho, puede recordarse la experiencia de Chile que, en un largo período de tiempo, por la vía democrática de la urna de votación fue caminando por el sendero que llevó al país a las proximidades de un gobierno totalitario.

El libro de Mauricio Rojas incorpora una serie de ensayos sobre el tema de la democracia y el primero de ellos hace referencia especial al debate contemporáneo, sobre el incierto futuro que experimenta dicho orden político y en cuyo análisis deja constancia de la amplia lectura que lo ha llevado a formular lo que él denomina factores constitutivos de un diagnóstico pesimista acerca de este proceso. Entre ellos deben destacarse las dificultades económicas y políticas que derivan en una desconfianza en la eficiencia de la democracia, el cambio tendencial del balance geopolítico donde advierte sobre eventuales alianzas estratégicas autoritarias con potencias como Rusia y China para completar con el auge del populismo nacionalista. Emerge, entonces, la pregunta si los factores mencionados, conforme a los actuales acontecimientos, llevan a la sociedad contemporánea a un cambio de tendencia histórica que conduce a la sociedad a un tercer refugio autoritario.

Puede desprenderse de este primer ensayo el peligro que surge cuando la democracia se asimila sólo a un proceso de elecciones de las autoridades políticas, aspecto que pareciera satisfacer a muchos gobiernos actuales. El dejar de lado la concepción de democracia como forma de vida, que implica abrir los espacios al ejercicio de la responsabilidad individual en todos los ámbitos en los cuales ésta tiene competencia, abre el camino a un potencial gobierno totalitario. Un régimen político que se funda efectivamente en el valor de la libertad debe hacer converger ambas dimensiones. Una democracia que no coloca límites al ejercicio electoral tiene el riesgo de transformarse finalmente en un enemigo de la libertad.

El autor nos lleva posteriormente a capítulos del más alto interés para la ilustración del valor de la libertad. Así, se refiere a los “Dilemas de la Democracia con o contra la libertad” en el cual advierte sobre la tensión entre la democracia sin límites y el liberalismo constitucional, concluyendo que el liberalismo constitucional trata de la limitación del poder mientras que la democracia trata de su acumulación y su uso. El sentido práctico del autor lo lleva al relato de las realidades de los Estados Unidos y de Francia para dejar un testimonio de la tensión antes señalada.

Luego, el autor nos conduce al tema de la fragilidad de la democracia en América Latina con reflexiones prácticas acerca de las experiencias vividas en Argentina, Venezuela y Chile, concluyendo que los principales conflictos políticos de la región surgen entre dos concepciones radicalmente distinta de la democracia: una de raigambre liberal fundada en la libertad individual y los limites en el poder y otra de carácter colectivista que subordina al individuo  a un creciente poder político del Estado.

En el capítulo siguiente el autor nos coloca frente a lo que él considera como una de las amenazas más latentes al orden político contemporáneo, refiriéndose de manera especial al caso de Europa Occidental: el populismo, señalando que su origen puede radicarse en que una parte significativa de la población experimenta una fuerte insatisfacción con su situación vital.  Una situación de esta naturaleza puede conducir a que la política se transforme en una batalla que genere divisiones sociales que, sin lugar a dudas, asedian posteriormente el orden de la democracia. Los testimonios populistas que estudia el autor se refieren al caso de Europa Occidental y luego al análisis especifico de la experiencia que él viviera durante su larga residencia en Suecia, país en el cual la visión de una denominada socialdemócrata se transformó en un ocaso a la democracia corporativa, cuya característica fue “abrir una grieta o tensión estructural entre la conformación colectivista y corporativa del sistema político sueco y un desarrollo que promovía la autonomía individual y empoderaba material y cognitivamente a los ciudadanos”.

El texto que nos entrega Mauricio Rojas constituye una necesaria lectura para todos los que sienten preocupación por la vida pública asentada en un orden de auténtica democracia en el cual, junto con reconocer las funciones limitadas y propias del Estado, abre simultáneamente los espacios para que pueda ejercerse la responsabilidad individual en todos aquellos aspectos en los cuales ésta tiene competencia.

La recomendación a su lectura es, por supuesto, la conclusión más adecuada.


Título: La democracia asediada

Autor: Mauricio Rojas

Editorial: Instituto ResPública

Año: 2018

Páginas: 223