Buenas noticias en el Senado: avanza proyecto que aumenta la empleabilidad juvenil

El pasado martes 11 de junio, en la Sala del Senado, se aprobó el proyecto de ley que “Crea un Estatuto Laboral para jóvenes que se encuentren estudiando en la educación superior” (Boletín N° 8.996-13), siendo aprobado con 33 votos a favor, 4 en contra y 1 abstención. En consecuencia, el proyecto de ley -cuya tramitación no estuvo exenta de polémicas en la Cámara de Diputados- continuará su tramitación en el tercer trámite constitucional. Así, de aprobarse las enmiendas por la Cámara de Diputados, el proyecto quedaría en condiciones de ser promulgado. En caso contrario, deberá ser conocido por una Comisión Mixta convocada al efecto.

No obstante la amplia mayoría que respaldó el proyecto en la Cámara Alta, la iniciativa legal sufrió importantes modificaciones en su segundo trámite constitucional. Por una parte, el Senado modificó el nombre del mensaje y sustituyó la creación de un nuevo capítulo en el Código del Trabajo (denominado “Del contrato alternativo del estudiante trabajador”) por la incorporación, en el mismo cuerpo legal, de un nuevo artículo 40 bis. Asimismo, la edad máxima para poder acceder a esta jornada especial disminuyó de 28 años de edad a 24 años (manteniéndose siempre como requisito que el joven esté cursando estudios superiores).

El proyecto de ley, al regular esta jornada especial, establece que la jornada ordinaria del trabajador estudiante será continua y no podrá ser superior a las 12 horas diarias, considerando tanto los periodos trabajados (jornada ordinaria y extraordinaria) y el derecho a colación del trabajador. Asimismo, regula las alternativas de regímenes laborales que el empleador y el trabajador estudiante podrán pactar cuando este último esté de vacaciones. Por su parte, la jornada laboral semanal no podrá exceder de 30 horas, pudiendo ser divididas en un máximo de 6 días. Finalmente, conserva el hecho de que los estudiantes trabajadores mantendrán su calidad de causantes de asignación familiar, con independencia de las remuneraciones percibidas. Al respecto, el abogado John Henríquez señala que “es el aspecto más positivo del proyecto, toda vez que se elimina un importante desincentivo de los jóvenes para trabajar. Con esta iniciativa, los jóvenes que trabajan no perderán ningún beneficio en la medida que cumplan con los requisitos.”

Finalmente, Henríquez valoró el acuerdo alcanzado en el Senado y sostuvo que “este proyecto es una herramienta eficaz para combatir la alta cesantía juvenil presente en nuestro país. Permite a los jóvenes trabajadores que trabajan en forma precaria y a los que buscan trabajo, encontrar empleos formales y con todos los derechos laborales que establece nuestro ordenamiento jurídico.”