Chile experimenta la mayor caída desde el año 2000, en el Ranking de Competitividad Mundial del IMD

En la última medición del Ranking de Competitividad Mundial del IMD, nuestro país ocupa el lugar número 42 dentro de 63 economías, lo que implica una caída en 7 lugares con respecto a la medición anterior. La medición considera 4 atributos, estos son: desempeño económico; eficiencia del gobierno; eficiencia de negocios y por último infraestructura.

La caída que hace acreedor a Chile, como el país que más retrocedió este año, seguido de Portugal, se explica principalmente por el empeoramiento en el atributo eficiencia de negocios. Esto se relaciona con la rigidez de nuestro mercado laboral, como una herencia de la reforma laboral de 2016.

"De esta manera, la caída experimentada en este ítem se explica por la dificultad sobre capacitación a los empleados y la pérdida de productividad de la fuerza laboral. En consecuencia, urge avanzar en reformas al sistema de capacitación y productividad en nuestro país. La reforma que debe implementar el SENCE, cada día cobra un sentido mayor de urgencia", asegura el economista de LyD, Felipe Berger.

La mejora en eficiencia de gobierno, se explica principalmente por el buen desempeño en la política fiscal, una política responsable en términos de equilibrios macroeconómicos; y la articulación de la política monetaria, liderada por el Banco Central de Chile. "En este aspecto nos damos cuenta, de que cada día cobra más fuerza el hecho que haya instituciones del sector público que sean autónomas", dice Berger.

Espacios sustantivos de mejora en desempeño económico. Siendo que hubo avance en este atributo con respecto a la medición anterior, existen espacios de mejora, relacionados a materias en inversión. "Se hace necesario, priorizar y avanzar en aras del proyecto de ley de modernización tributaria. La caída experimentada en el último tiempo sobre la inversión, debe ser revertida. Otra debilidad que se observa radica en el hecho que nuestros principales socios comerciales, China y Estados Unidos, nos hacen vulnerables ante los conflictos comerciales de los cuales el mundo ha sido partícipe. Debemos poner un gran esfuerzo para diversificar nuestra matriz exportadora y desconcentrar nuestro intercambio comercial", explica el economista.

Chile está al debe con respecto a la infraestructura en la educación básica, así como también, existe un déficit en materia de infraestructura de equipamiento en salud, lo que se traduce en una gran brecha con la capacidad de atención medica estatal hacia la población.

En síntesis, la caída en los múltiples atributos del Ranking Mundial de Competitividad, deben generar un sentido de urgencia en el Poder Ejecutivo y Legislativo, a fin de tramitar iniciativas legales que mejoren las brechas existentes. "La tramitación de proyectos tales como: reforma laboral; reforma de pensiones; al sistema de capacitación de trabajadores; modernización tributaria; y reforma sobre la inversión y productividad, son el correcto derrotero que debe seguir nuestro país para ser cada día más competitivo y no quedarse a la deriva en dichas materias", señala Felipe Berger. El camino al desarrollo está explicado por la receta anterior.