Ley de cuotas ¿resuelve realmente el problema?

Un grupo de parlamentarias de oposición presentaron un proyecto de ley que busca generar mayor espacio para las mujeres en la política a través de un sistema de cuotas para las elecciones del 2020, en donde se elegirán a los próximos gobernadores regionales, alcaldes y concejales. El Ejecutivo ha manifestado estar de acuerdo en impulsar la participación activa de la mujer en los cargos de elección popular a través del establecimiento de una ley de cuotas o paridad para el cuerpo colegiado del concejo municipal (siguiendo la misma lógica utilizada en las elecciones parlamentarias), no así con las plantillas de elección uninominal como presidentes, alcaldes y gobernadores, ya que no contribuirían a mantener la sana competencia.

Si bien, actualmente la participación de la mujer en cargos públicos es inferior a la de los hombres, se ha visto una tendencia al alza. Desde 1992 y hasta las últimas elecciones municipales en el 2016, las mujeres electas como alcaldesas han aumentado desde un 7,2% a un 11,9%, mientras que aquellas electas como concejalas aumentan de un 11,8% a un 24,6%, según datos del PNUD. "Independiente que las cifras no reflejan una alza significativa durante los últimos años, sería más pertinente plantearse una serie de interrogantes que permitan vislumbrar con mayor claridad cuál es realmente el problema de la baja participación femenina en los cargos de elección popular, para así identificar qué tipo de trabas existen en nuestro país que nos llevan a este escenario, de lo contrario se estaría vulnerando el principio de igualdad ante la ley (en materia de elegibilidad y de participación) y produciendo un problema técnico dentro de los partidos (en el caso de que no tengan la suficiente cantidad de candidatas mujeres para cumplir con la cuota), sin tener los respaldos suficientes de que esta medida será eficiente en su propósito", señala la investigadora del Área Política, Javiera Cid.

Finalmente, es importante mencionar que los partidos políticos si son la puerta hacia la participación efectiva, puesto que son ellos quienes confeccionan las listas de candidatos y tienen el poder de potenciar a los futuros líderes. "Por lo tanto, una solución para incentivar la participación femenina sería estimular a los partidos para que tengan consideraciones de género, siempre y cuando no se pierda el foco de que la prioridad es que a las elecciones vayan los mejores candidatos y con igualdad de oportunidades para todos", dice la cientista política.