El Gobierno del Presidente Piñera está poniendo un freno al aumento descontrolado de la deuda hospitalaria durante la administración de Bachelet

De acuerdo a los datos publicados el 27 de febrero por el diario La Tercera, el déficit hospitalario había crecido 28% en 2014; 45% en 2015; 35% en 2016; y 52% en 2017. "El aumento de 27% durante 2018 es, al menos en términos relativos, un cambio de tendencia en la dirección correcta", asegura la Economista Senior e Libertad y Desarrollo, Alejandra Palma. El Gobierno del Presidente Piñera está poniendo un freno al aumento descontrolado de la deuda hospitalaria durante la administración de Bachelet. En términos de niveles, también se vislumbra un freno, ya que la deuda aumentó $170 mil millones en 2018 comparado con $215 mil millones en 2017. "Es de esperar que las proyecciones del Ejecutivo respecto a lograr una disminución de la deuda en 2019 (de -6%) se cumplan", señala la economista.

Sin perjuicio de lo anterior, hay que reconocer que los montos de deuda del sistema de salud público son extremadamente altos. "Es imperativo mejorar las capacidades de gestión del sector, implementar mecanismos y nuevas fórmulas de asignación de recursos que generen los incentivos correctos, tener un sistema de información del gasto en personal que permita realizar una adecuada planificación y asignación presupuestaria, un seguimiento del gasto y la construcción de indicadores de monitoreo y evaluación de la eficiencia a nivel de establecimiento", dice Palma.

Es prioritario sincerar de una vez el gasto en salud pública en nuestro país y que el presupuesto realmente sea una instancia que refleje las necesidades del sector y que no siga siendo, como en el pasado, un secreto a voces que los recursos inicialmente asignados no son los que realmente se necesitan.