10 de enero de 2019

La creación de la Defensoría del Contribuyente es una iniciativa novedosa y valorada transversalmente. Sin embargo, hay espacio para mejoras.

Uno de los puntos de debate en torno a la reforma tributaria ha sido la creación de la Defensoría del Contribuyente (Dedecon), organismo destinado a asesorar y resguardar los derechos de los contribuyentes en sus controversias con el Servicio de Impuestos Internos (SII). 

Si bien la iniciativa ha sido valorada transversalmente, también ha generado críticas, como que no pueda representar a los contribuyentes en sus litigios ante el SII o que dependa administrativamente del Ministerio de Hacienda. Libertad y Desarrollo (LyD) analizó el mecanismo, respaldando en general la propuesta. El centro de estudios destacó la iniciativa, en vista de que el 70% de los fallos de los Tribunales Tributarios y Aduaneros (TTA) han sido favorables al Fisco entre 2013 y 2017.

“Sin perjuicio de la creación de la Subdirección de Asistencia al Contribuyente en el SII con ocasión de la implementación de la reforma tributaria del 2014, es conveniente tener un organismo independiente del SII que no solo promueva la cultura del cumplimiento tributario, sino que también se avoque a verificar el respeto a los derechos consagrados en favor de los contribuyentes”, señala el texto. Inclusive, en vista de creación de la Dedecon, LyD propone “reconsiderar” la existencia de dicha subdirección en el SII, “o al menos la reducción de los funcionarios destinados a cumplir dichas funciones, toda vez que se espera que sea la Dedecon el servicio público idóneo para cumplir parte importante de sus objetivos”.

El análisis del think tank recoge la experiencia internacional respecto a otros organismos pro derechos del contribuyente, como la Procuraduría de Defensa del Contribuyente en México (Prodecon), el Consejo para la Defensa del Contribuyente de España, y la Defensoría del Contribuyente y del Usuario Aduanero en Colombia y Perú. LyD no se queda solo en el análisis de la propuesta legislativa, sino que también propone modificaciones a la Dedecon: “Con todo, parece conveniente considerar a futuro la posibilidad de ampliar las funciones de la defensoría, dotándola de herramientas para acompañar y patrocinar al contribuyente en sede judicial, toda vez que las posibilidades de que las partes no lleguen a un acuerdo en una eventual mediación son altas, siendo esta la principal herramienta para evitar juicios cuyas tramitaciones suelen ser extensas y costosas”.

LyD también propone como alternativa que la representación judicial del contribuyente sea asumida por la Corporación de Asistencia Judicial (CAJ), dependiente de la cartera de Justicia. Otra medida apunta a ‘precisar’ el alcance de las acciones investigativas que tendrá la Dedecon a su disposición en los procedimientos de queja, “con el objeto de resguardar las garantías constitucionales de los funcionarios de la administración”. “La creación de la Dedecon es una iniciativa novedosa y valorada transversalmente. Sin embargo, hay espacio para mejoras. La apertura del Ejecutivo para revisar sus facultades abre un debate necesario”, señala el abogado del Programa Legislativo de LyD, John Henríquez.

Fuente: Diario Financiero.-