Salario mínimo y salario ético

Se ha zanjado en la Cámara de Diputados la discusión de salario mínimo, que subirá de $276.000 a $286.000 en agosto 2018, un 3,6% respecto del vigente. Al mismo tiempo, se estableció un incremento del salario mínimo a $300.000 en marzo 2019, un aumento nominal de 8,7% sobre el que rige hoy. Considerando una inflación de 3% anual, se tiene un reajuste real anual de 5,7%, el mayor en varios años. Mucho se ha discutido acerca de si este salario alcanza o no para vivir.

Al respecto, es bueno recordar que 'salario mínimo' no es lo mismo que 'salario ético', sobre todo si definimos este último como aquel que permite cubrir todas las necesidades de un hogar. Así, el empleador no es responsable de asegurar los recursos mínimos necesarios para un hogar, sino que contratará a las personas en relación al trabajo que ellas deben desarrollar.

En caso que los ingresos totales obtenidos por los trabajadores no sean suficientes para solventar los gastos necesarios del hogar, existen diversos programas específicos de políticas sociales para enfrentarlo.

En un momento de debilidad del mercado laboral como el actual, es bueno recordar que aumentar el sueldo mínimo más de lo que corresponde (por productividad e inflación, generalmente), limita las posibilidades de trabajar a quienes aún no pueden volver -o entrar- al mercado formal del trabajo.

Carta de Carolina Grünwald, Economista Senior de Libertad y Desarrollo, publicada en Diario Financiero.-