Aumento de salario mínimo 2018: ¿Qué significa?

Hoy fue aprobada en la Cámara de Diputados la propuesta del Gobierno en materia de salario mínimo.

Si bien debe seguir su curso legislativo en el Senado, la iniciativa plantea pasar del actual salario mínimo de $ 276.000 a uno de $ 286.000 en agosto de 2018. Es decir, se trata de un incremento de 3,6% respecto del salario mínimo vigente.

Al mismo tiempo, se estableció un incremento del salario mínimo a $ 300.000 en marzo 2019, lo que significa un aumento nominal de 8,7% respecto del salario mínimo vigente hoy.

Según la Economista Senior de Libertad y Desarrollo, Carolina Grünwald, si se considera una inflación de 3% anual, estamos frente a un reajuste real anual de 5,7%, el mayor reajuste real anual en varios años.

Al respecto, cabe mencionar que ambos reajustes parecieran estar por sobre los incrementos de productividad e inflación, factores determinantes de un aumento de salario. "Esto, sobretodo en un momento como el actual, cuando se debe cuidar el mercado laboral, el cual cuenta con muchas holguras y ha visto engrosada la cantidad de personas que trabajan de manera precaria. Aumentar el sueldo mínimo más de lo que corresponde, pone en riesgo este mercado, puesto que limita las posibilidades de trabajar a quienes aún no pueden volver –o entrar- al mercado formal", explica la economista.

Hacia adelante, se aprobó un reajuste de inflación anual más 2%, acordándose una próxima negociación para marzo del año 2021. Lo anterior es a todo evento. Sin embargo, en caso que la economía registre un desempeño mejor, el reajuste sería mayor. Específicamente, si la proyección de crecimiento del PIB publicada por el Informe de Política Monetaria (IPoM) del Banco Central de Chile se sitúa en un número superior al 4%, entonces se agregará a ese 2% real las décimas que correspondan.

De esta manera, se introdujo un reajuste plurianual condicional al rendimiento de la economía, lo que pareciera ser bastante eficiente.