Las 5 fuentes de burocracia administrativa con la que se enfrentan los colegios

Durante los últimos años se han impulsado importantes cambios en nuestro sistema escolar. Si bien muchos de estos éstos han sido positivos, los establecimientos subvencionados se enfrentan hoy con una cantidad preocupante de restricciones y exigencias, lo que se ha traducido en un importante aumento de los recursos destinados a cumplir con estas tareas en desmedro de las funciones propiamente pedagógicas.

En 2017 realizamos un sondeo a personas que se desempeñan en distintos ámbitos del mundo educacional y detectamos al menos 5 fuentes de sobrecarga administrativa  con las que se enfrentan los establecimientos:

1.- No hay claridad sobre el uso que se le puede dar a los recursos: existen actualmente ocho subvenciones a través de las cuales el Estado transfiere recursos a los sostenedores de establecimientos educacionales, cada una con un propósito particular pero a la vez muy amplio. Los directivos deben estar verificando que los usos que se dan a los recursos correspondan a aquellos “aprobados” por la Superintendencia y que se esté generando toda la documentación de respaldo que ésta exige.

2.- Los establecimientos no cuentan con las capacidades técnicas necesarias para dar respuesta a los requerimientos.

3.- El proceso que se debe seguir para poder utilizar los recursos es muy complejo, de hecho, ha surgido todo un mercado de asesoría sobre temas relativos a la planificación estratégica en establecimientos educacionales.

4.- Los requerimientos que hacen los distintos organismos del Estado muchas veces no consideran las particularidades y plazos con que funciona cada establecimiento escolar.

5.- No hay claridad sobre la cantidad de recursos con que contará el colegio el próximo período lo que dificulta la planificación y proyectos de mejora.

Si lo que queremos es lograr una educación de calidad, ¿Cómo hacemos frente a este problema? En el marco del plan "Todos al Aula", el Presidente Piñera anunció la creación de un grupo de trabajo, del cual Libertad y Desarrollo es parte, para sacar a los profesores de esta burocracia.

Los cambios a implementar debieran ir en la línea de:

  • flexibilizar el uso de los recursos: la autonomía es uno de los elementos esenciales para el éxito de las escuelas.
  • entregar resultados de postulaciones de fondos anuales en febrero de cada año: así los sostenedores y directivos pueden hacer los ajustes necesarios en la planificación durante los primeros días de marzo y comenzar el año de forma adecuada.
  • entregar todas las instrucciones y orientaciones al menos 6 meses antes que comience el año escolar y cambiarlas lo menos posible.
  • mejorar el  proceso de  planificación estratégica exigido a los establecimientos.
  • eliminar obligación de licitar los servicios de asesoría y capacitación.