Carta de Macarena García en Diario Financiero: «Una reforma con más equidad»

La reforma tributaria del gobierno anterior afectó negativamente nuestra estructura tributaria al alterar la eficiencia, simplicidad y equidad del sistema.

Eficiencia, porque castiga los ingresos provenientes del capital, desincentivando la inversión y afectando la posterior capacidad productiva de la economía y la generación de empleo, motor del desarrollo. Simplicidad, ya que actualmente coexisten cuatro regímenes de impuesto de primera categoría, con alto grado de complejidad y mayor probabilidad de error y evasión. Equidad, porque aproximadamente 150 mil Pymes están en el sistema semi integrado pagando una sobre tasa de 9,45%.

Además, porque las empresas nacionales quedan en desventaja tributaria frente a las extranjeras que utilizan alguno de los más de 30 tratados de doble tributación vigentes. Equidad, también, porque dada la elevada complejidad del proceso de declaración del impuesto a la renta, sólo los contribuyentes con más recursos pueden costear la ayuda de un experto.

En este contexto, el proyecto de modernización tributaria presentado por el Presidente Piñera viene a subsanar varios de estos problemas, con evidentes beneficios, principalmente para las Pymes.