10 de julio de 2018

Reducción de brecha de gastos

Uno de los elementos que más se han resaltado de la VIII Encuesta de Presupuesto Familiar (EPF), es el supuesto sobreendeudamiento de los hogares pertenecientes a los quintiles más pobres del país. No obstante, es bueno aclarar que este endeudamiento afecta a cuatro de los cinco quintiles de ingresos en promedio, siendo el tercero y cuarto nuevos entrantes en esta categoría respecto a la VII EPF, que fue hace cinco años.

A pesar de ser muy relevante esta situación, en términos reales la deuda de los últimos cuatro quintiles ha disminuido respecto a la de hace 10 años, y la diferencia de gasto entre los hogares del primer quintil y el último se ha reducido sostenidamente (de 7,82 a 5,73 veces). Posiblemente, esta brecha sería aún menor si se consideran las prestaciones no monetarias entregadas por el Estado.

Lo anterior es sumamente importante, pues el gasto ha mostrado tener una mejor correlación con la calidad de vida que el ingreso, por lo que un gasto menos desigual entre quintiles supone una menor desigualdad en el bienestar de las personas.

Carta de Guillermo Irarrázaval, investigador del Programa Social de Libertad y Desarrollo, publicada en La Tercera.-