75% de los hijos de personas con menores ingresos tiene altas posibilidades de mejorar su situación

El estudio publicado por la OCDE, hace cerca de un mes, titulado "¿Un elevador social descompuesto? Cómo promover la movilidad social", concluyó que, en promedio, los países miembros del organismo tienen una baja movilidad social intergeneracional. Es decir, que para que un niño de una familia de la parte inferior de la escala de ingresos suba a la mitad de esta —ingreso medio—, se requerirán al menos cinco generaciones. Para Chile, el cálculo llega a seis.

"Este resultado se explica por la alta persistencia o correlación entre los ingresos y niveles educacionales de padres e hijos, de manera que los últimos suelen verse limitados por la situación de los primeros", señala un informe del centro de estudios Libertad y Desarrollo (LyD).

A pesar de estos resultados, el think tank revisó detalladamente el informe del organismo internacional y se encontró con una sorpresa: En Chile, los hijos de los padres que pertenecen al cuarto cuartil de menores ingresos (25% inferior) tienen una baja probabilidad, cercana a un 25%, de mantenerse en ese mismo nivel. Visto de otra manera, el 75% de los hijos de las personas que ganan menos tiene una alta posibilidad de saltar a los tramos superiores de ingreso.

En este sentido, Chile solo es superado por Dinamarca y Portugal. Mientras que los países que tienen menos posibilidades de dar el salto son Estados Unidos, Alemania y Luxemburgo. El promedio OCDE es cercano al 30% (ver infografía).

"Nos encontramos con que el panorama para nuestro país es en realidad menos oscuro de lo que este dato (las seis generaciones) inicial revelaría, y que de hecho, hay una serie de indicadores en los cuales Chile sobresale positivamente respecto al resto de los países estudiados", dicen desde LyD.

El informe de la OCDE, además, estima que en nuestro país comparativamente hay una baja probabilidad de que a lo largo de cuatro años una persona se ubique sistemáticamente en el 20% de menores ingresos. Dicho de otra forma, en "Chile una persona que se ubica en el 20% de menores ingresos tiene una probabilidad alta de salir de ahí en comparación con lo que ocurre en el resto de los países de la OCDE. Asimismo, en el país hay también comparativamente una alta movilidad en el 20% superior de ingresos (sticky ceilings), lo que se traduce en una alta posibilidad de que una persona de altos ingresos experimente un retroceso", explican desde el centro de estudios.

ALTA MOVILIDAD SOCIAL

Para la Coordinadora del Programa Social de LyD, María Paz Arzola, estos resultados ratifican la alta movilidad que ha experimentado Chile en el último tiempo, fenómeno que se ha visto reflejado en otras investigaciones.

"Hoy día las generaciones más jóvenes tienen una mayor movilidad y están en mejores condiciones que las generaciones más antiguas. Eso explica que cuando uno mira datos promedio, que se mezclan, estas generaciones antiguas con menor movilidad, o bien menos igualitarias, las cifras no salen tan positivas. Pero cuando uno empieza a distinguir a las generaciones más jóvenes, se ve la enorme evolución positiva que ha experimentado Chile", destaca Arzola.

DESAFÍO: MOVILIDAD MÁS ESTABLE

Para el futuro, advierte la investigadora, el desafío estará en que la mayor movilidad social sea estable en el tiempo.

"Una vez que yo logré superar a mis padres, y llegar más arriba, eso debe ser más estable en el tiempo. La verdad es que a mí me llamó la atención que varias de las recomendaciones que hace la OCDE en este informe coinciden bastante con algunas de las medidas que se están hablando hoy en el país. Por ejemplo, el tema de poner el foco en la infancia, de poner énfasis en los más vulnerables. De crear una red de apoyo para la clase media", comenta la investigadora de LyD.

Ver Temas Públicos 1.357-1 "MOVILIDAD EN CHILE: QUÉ DICE EL INFORME DE LA OCDE"

Fuente: El Mercurio.-