Reforma a los notarios

El estudio preliminar de la Fiscalía Nacional Económica sobre el mercado de notarios es un buen aporte a la discusión. Y es que para mejorar la calidad de la regulación, resulta imprescindible someterla a evaluaciones de impacto para advertir si ésta resuelve eficientemente o no los problemas que motivaron su formulación. En este caso, el estudio revela deficiencias regulatorias que producen obstáculos a la competencia y que deben corregirse. Dado el alto número de trámites que nuestra legislación somete a la intervención notarial (muchos “trámites de mesón”, que forman parte del quehacer diario de las personas y empresas en sus actividades económicas), resulta que si ese mercado tiene una regulación y operación deficiente no debe sorprendernos el impacto negativo en la competitividad.

Por supuesto, no debe desconocerse la contribución efectuada por los notarios para brindar certeza jurídica a las actividades económicas, pero es hora de introducir cambios e innovaciones, sin sacrificar tal objetivo. Hoy es urgente avanzar para eliminar las barreras de entrada al mercado, mejorando el acceso y la transparencia; revisar el listado de trámites que pasan por las notarías; dar cabida a los avances tecnológicos y disminuir los costos de transacción. En los últimos años, los notarios han realizado un esfuerzo modernizador que, sumado al intento de diversos gobiernos y la clase política, genera un clima propicio para impulsar cambios y poner al Estado al servicio de la ciudadanía.

Carta de Natalia González, Subdirectora de Asuntos Jurídicos y Legislativos de Libertad y Desarrollo, publicada en Diario Financiero.-