Chile en informe del Banco Mundial 2009-2014: Ingresos del 40% más pobre de la población crecieron más que el promedio nacional

En mayo de este año el Banco Mundial –una de las principales entidades encargadas de la investigación en el ámbito del desarrollo-  publicó el “Atlas 2018 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”,  que muestra el nivel de progreso de las sociedades en consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Dentro de estos ODS, está la reducción de las desigualdades como objetivo, desprendiéndose una buena noticia en esta materia del último informe: "entre los años 2009 y 2014, Chile se ubicó en el sexto lugar a nivel mundial en cuanto a países donde el 40% más pobre de la población tuvo un crecimiento económico mayor que el promedio del país".

¿Esto a qué puede deberse? De acuerdo a un estudio de LyD, la razón de una mejor situación para la población más vulnerable radicaría principalmente en el positivo efecto del crecimiento de la economía.

En la Serie Informe “El Rol del Crecimiento Económico en la Reducción de la Pobreza”  publicada por Libertad y Desarrollo, se hace una descomposición Datt – Ravallion para identificar en qué porcentaje han incidido el crecimiento económico y la redistribución en la reducción de la pobreza. Según esta publicación, en el período 2011 – 2013 el 87,77% de la reducción en la pobreza se debió al crecimiento económico, y un 12,9% a las transferencias. "Este resultado evidencia la importancia del crecimiento como una herramienta para la superación de la pobreza", asegura Guillermo Irarrázaval, investigador del Programa Social de LyD.

"El reporte publicado por el Banco Mundial es consistente con otros cálculos que muestran que la desigualdad en el país ha disminuido en los últimos años", señala Irarrázaval. Si se toma en cuenta solamente el ingreso monetario (ingreso autónomo más subsidios), se ve que el coeficiente de Gini disminuyó sostenidamente desde el 2006 al 2013, mostrando ese último año un valor de 0.488.

"Se puede ver que hasta el año 2014 Chile iba por un buen camino; la situación económica de la población venía mejorando, especialmente en el segmento más pobre", explica Irarrázaval. Lamentablemente, a partir del año 2014 el crecimiento de nuestra economía se estancó; si entre el 2010 y 2014 la tasa de crecimiento promedio anual del PIB fue de 4,6%, en los años 2015 a 2017 fue de sólo 1,7%.

"Es de suma importancia perseverar en medidas que apunten a acelerar el crecimiento de la economía, dado que este último es un factor imprescindible para la superación de la pobreza y mejoramiento de la calidad de vida de toda la población", asegura el economista.