Trabajo prelegislativo

En el marco de abrir espacios de diálogo y debate constructivo sobre temas de relevancia nacional y de preocupación transversal, y con el objeto de arribar a consensos, el gobierno del Presidente Sebastián Piñera ha efectuado un llamado a diversos actores a sumarse a un trabajo prelegislativo en diversas materias, tales como seguridad ciudadana e infancia.

Esta convocatoria, en ningún caso tiene por finalidad sustituir la labor que constitucionalmente corresponde al Congreso Nacional. Al invitar a la clase política, a la academia, a los representantes de la sociedad civil y cuerpos intermedios a sumarse a esta iniciativa, lo que se busca es generar instancias de participación en las que los diversos personeros que las integren puedan hacer valer sus argumentos y experiencias, contribuyendo valiosamente a la construcción de los fundamentos y orientaciones de las propuestas que se presentarán al debate en el Congreso Nacional.

Lo anterior no puede sino enriquecer la discusión. Argumentar, para restarse o excluirse de estas iniciativas, que lo que se pretende con ellas es pasar a llevar las atribuciones del Congreso Nacional, no resiste mayor análisis.

En el pasado, diversas han sido las administraciones que han convocado a mesas de trabajo y a comisiones para proponer cambios, de diversa índole, a variadas políticas públicas. Incorporar a la clase política a este trabajo prelegislativo constituye una invitación interesante, que no solo no desprecia el trabajo del Congreso Nacional, sino que, muy por el contrario, valora el gran aporte que puedan hacer sus representantes en estas instancias y robustece el debate posterior que ha de darse en el hemiciclo.

Carta de Natalia González, Subdirectora de Asuntos Jurídicos y Legislativos de Libertad y Desarrollo, publicada hoy en El Mercurio.-