Entrevista a Luis Larraín en La Tercera: «Piñera debe demostrar que su proyecto coincide con las demandas sociales»

Para Luis Larraín Arroyo, economista y Director Ejecutivo de Libertad y Desarrollo (LyD), el gran desafío que tiene el gobierno que inicia Sebastián Piñera está en que 'su liderazgo electoral se transforme en un liderazgo político de la derecha en todas sus dimensiones', planteando que la nueva administración deberá tener propuestas innovadoras 'para no hacer más de lo mismo'.

¿Cuál es, a su juicio, el principal desafío que tiene Sebastián Piñera en su segundo mandato?

Debe demostrar que su proyecto para el país coincide con las necesidades, las demandas sociales y los deseos que tiene la gran mayoría de los chilenos. Esto, para transformar la mayoría electoral clara que tuvo, en una mayoría para las ideas de la centroderecha.

¿Es difícil esa tarea considerando que no tendrá mayoría en el Parlamento?

Esa es una dificultad objetiva, pero no es algo que vaya a imposibilitar la tarea del gobierno. Un ejemplo: en materia previsional el Presidente Piñera tiene un proyecto para cambiar el sistema, bien estudiado y en profundidad. Ud. dice que no tiene mayoría para aprobarla, pero quisiera ver a diputados y senadores de la Nueva Mayoría rechazando un proyecto de ley que sube las pensiones de los chilenos. Esta es una de las áreas -pensiones- donde más recursos se destinarán, entonces no va a ser fácil para un parlamentario, por muy de oposición que sea, oponerse a un proyecto así. Lo mismo en Salud. Ahora, se requiere capacidad política, ministros con carácter y explicar las soluciones a la ciudadanía.

En definitiva, usted plantea que el nuevo gobierno mantenga firme su posición, más allá de las complicaciones que aparezcan…

Sí, pero no con un sentido de hacer las cosas ‘a como dé lugar’, que fue un poco -aunque con ideas distintas- lo que trató de hacer Michelle Bachelet. El Presidente Piñera tiene que convencer a la ciudadanía, y por lo tanto tiene que mezclar la voluntad de ejercer la mayoría política, con capacidad que permita implementar estos cambios. Él ya ha demostrado ser el político más exitoso electoralmente de la derecha en muchos años.

En esta línea, desde Chile Vamos hubo críticas por el frenesí legislativo de la última semana. ¿Las comparte?

Sí. Creo que hubo una suerte de degradación institucional. La Presidenta prescindió incluso de sus propios equipos, de sus propios partidos y de su sucesor para tomar una serie de decisiones que parecieran responder a sus convicciones personales. Es muy raro que se presente una reforma constitucional que no sea conocida por los partidos políticos, entonces hubo aquí una cosa un poquito de cierta rebeldía, muy personalista y poco republicana.

Con todo, Rodrigo Vergara advirtió peligros de ser autocomplacientes y creer que el crecimiento está garantizado…

Así es, y en esta línea nos enteramos con mucha sorpresa en materia de cuentas fiscales, que tenemos 0,4 puntos del PIB de mayor déficit estructural, es una cantidad impresionante, y por lo tanto el Presidente debe apuntar a un shock de inversiones en el país para la primera parte de su gobierno, y así volver al crecimiento de la economía. En síntesis, es verdad que no podemos hacer más de lo mismo, de repente jugar el partido tratando de no cometer errores, eso no nos va a llevar a ganar el partido, el partido hay que ganarlo con propuestas innovadoras.

¿Es importante que el gobierno empiece a ver los posibles presidenciables para el futuro?

El objetivo principal es que las ideas que representará Sebastián Piñera durante este gobierno sean ideas que prevalezcan y que sean capaces de proyectarse en el gobierno sucesivo. Pero lo que no hay que hacer es empezar desde el día uno una carrera presidencial. La buena noticia es que la alternancia en el poder llegó para quedarse.

Se ha hablado de Gonzalo Blumel como el futuro del sector…

Hay gente muy importante, Gonzalo es uno de ellos, una de las figuras más promisorias del gabinete, un estudioso, intelectual, tuve el gusto de conocerlo, porque trabajó en Libertad y Desarrollo. Y obviamente también gente con más experiencia, como Alfredo Moreno, Felipe Larraín o el mismo Cristián Larroulet.

Fuente: La Tercera.-