Entrevista a Susana Jiménez en La Tercera: “La agenda de la izquierda pone en riesgo nuestra capacidad de desarrollo”

A juicio de Susana Jiménez, “la izquierda está cediendo a posturas más radicalizadas” con el objetivo de ganar la elección, propuestas que califica como “peligrosas”.

Si bien para Susana Jiménez, coordinadora del equipo económico del candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, y Subdirectora de Libertad y Desarrollo, “no es bueno caricaturizar” en relación con quienes sostienen que Chile podría seguir los pasos de Venezuela de ganar Alejandro Guillier, advierte que las visiones de ambos candidatos “son muy distintas” ya que -a su juicio- “la agenda de la izquierda puede profundizar el letargo económico”.

¿Cómo analiza el escenario electoral tras los resultados de la primera vuelta?
Hay evidentemente una competencia muy reñida por la definición presidencial, y por lo tanto en lo que queda de trabajo tiene que haber un esfuerzo de encantar a la gente de nuestro sector, pero también más allá de nuestro sector, con aquellos que están desencantados con los resultados que ha tenido la actual administración en múltiples áreas. Además, desde el punto de vista económico hay mucho que mostrar en cuanto a las diferencias, ya que si bien hay diagnósticos e intenciones similares, la gran diferencia se produce a la hora de las propuestas.

¿Cuáles son las diferencias más relevantes, a su juicio?
Mientras en las propuestas de Sebastián Piñera se propone un shock positivo mediante el desbloqueo de las inversiones, reimpulso competitivo, agilización de permisos, más certezas jurídicas, perfeccionando por ejemplo la ley laboral y simplificando la reforma tributaria, en la otra vereda veo una agenda que mantiene intacta la reforma tributaria, sugiere medidas complejas a nivel sectorial, con cambios al código de minería y de aguas, una política de clústers que apunta a industrias y sectores supuestamente con más potencial dictaminados directamente desde el Estado, crear más empresas públicas y aumentar el rol del Estado. Y más aún, veo ideas de Beatriz Sánchez que incluye cosas aún más extremas como alza en impuestos (no solo mantener) expropiaciones, nacionalización del agua, negociaciones por ramas, no más AFP. Entonces veo una agenda de propuestas del punto de vista sectorial muy peligrosa.

¿Cree que la candidatura de Guillier incorporará planteamientos del Frente Amplio?
Veo que en esta negociación que está llevando a cabo la izquierda para tener chances de disputar la elección está cediendo a posturas mucho más radicalizadas, como la idea de condonaciones de deuda educacional y pasos más allá hacia la postura no más AFP. Además incluye en su comando a personas que buscan la vía de una asamblea constituyente, entonces sí veo una radicalización de posturas y por lo tanto queda más en evidencia que los proyectos que están en juego son muy distintos.

Al respecto, ha habido algunos comentarios que apuntan a que, de no ganar Piñera, Chile podría seguir el camino de Venezuela…
No es bueno caricaturizar ni extremar posturas, pero es muy importante que la ciudadanía se informe realmente lo que contienen los programas y las propuestas, porque las visiones de sociedad que se proponen son muy distintas y en lo personal la agenda de la izquierda sí me preocupa, porque puede profundizar el letargo económico. Una agenda como la que propone la izquierda pone en riesgo nuestra capacidad de desarrollo y es eso lo que debería estar en el centro de las candidaturas presidenciales. Hay una propuesta de desarrollo que es muy distinta entre ambas candidaturas.

Sin embargo, parte del mercado ha enfatizado que la reactivación de la economía se materializará más allá de quien gane…
Para la economía no es inocuo quien gobierne. Eso ha sido evidente en estos cuatro años, en los cuales el discurso antimercado que tuvo la administración de Bachelet tuvo efectos concretos, con un frenazo de la economía, la inversión que se vino abajo sin mediar una crisis internacional y mercado laboral fuertemente deteriorado. Entonces, si bien para el próximo año se apunta a un crecimiento de 3% -que no está asegurado-, podremos ver una expansión de 2,5% o 3,5% dependiendo de quien gane.

Con todo, desde la candidatura de Piñera también ha habido cambios, como el anuncio de aumento de la gratuidad. ¿En qué consistiría eso?
Lo anunciado implica que cuando la economía recupere su capacidad de crecer y las finanzas públicas lo permitan, se buscará avanzar en gratuidad para la educación técnico-profesional. Los detalles se deberán trabajar con el equipo de educación.

¿Pero es algo que está zanjado?
Es algo que está en estudio. La idea es partir focalizando en quienes tienen mayor dificultad económica y hoy no están recibiendo el beneficio.

¿Se ha analizado en el equipo económico la posibilidad de incluir otras ideas?
Nosotros tenemos un buen programa económico, que tiene este sentido de recuperar la senda económica de mediano y largo plazo, y apunta mucho a lograr acuerdos. Y por lo tanto nuestro equipo económico sigue integrando personas y haciendo grupos ad hoc para temas específicos, buscando el máximo consenso. Aquí destaco una preocupación transversal por mayor énfasis en el desarrollo de infraestructura y destrabar la inversión, y en esta línea si bien puede ser de formas distintas, pero al menos en el espíritu hay coincidencias por ejemplo con Carolina Goic, en toda la importancia de las concesiones. Y con (José Antonio) Kast por cierto también hay algunos matices, pero está la idea de una simplificación tributaria, de desburocratizar. Son muchas medidas y nuestra idea es seguir incorporándolas.

Fuente: La Tercera.-