LyD establece el 23 de octubre como el Tax Day: Los chilenos trabajan en promedio 69 días al año para el fisco

Utilizando la participación de los ingresos tributarios del Estado sobre el Producto Interno Bruto, observamos que los chilenos trabajamos para las arcas fiscales 69 días en el año. Si se mantienen las mismas condiciones del año pasado, a partir de hoy y hasta que termine el año, trabajamos todo el tiempo solo para el Fisco.

 

Más de dos meses de trabajo son los que destinan en promedio los chilenos al Estado mediante el pago de impuestos.

Libertad y Desarrollo (LyD) se propuso la tarea de usar el modelo del Tax Freedom Day iniciado por el empresario Dallas Hostetler -quien al retirarse en 1971 pasó la marca y responsabilidad de cálculo para Estados Unidos a la Tax Foundation- para estimar algo similar para el caso de Chile.

Así, a partir de la Base de Datos Estadísticos publicados por el Banco Central de Chile, LyD analizó la evolución de los Ingresos Tributarios Netos del Gobierno sobre el Producto Interno Bruto desde 1990 a 2016.

La participación de los impuestos en nuestra economía para el periodo considerado promedia 17,4%, mostrando un crecimiento sostenido que en la última década lo lleva a alcanzar 18,1%. Este incremento en impuestos a lo largo del periodo responde a un aparato público crecientemente más pesado que necesita de mayores contribuciones para poder financiarse. El año 2016, en particular, muestra una relación de ingresos tributarios sobre PIB de 18,9%, valor que se usó como base para el cálculo aquí presentado.

Utilizando la participación de los ingresos tributarios del Estado sobre el Producto Interno Bruto, es decir, tomando el 18,9% de un año (365 días), obtenemos que los chilenos trabajamos para las arcas fiscales 69 días en el año y que a partir de hoy (23/10/2017) y hasta que termine el año, trabajamos todo el tiempo solo para el Fisco.

Es por esto que hemos establecido nuestro Tax Day o Día del Impuesto el 23 de octubre.

Lo más grave es que esta tendencia ha ido en aumento, es decir, cada día trabajamos más para el Fisco. Juega un rol fundamental en ello la deficiente administración de los recursos en algunos servicios (ineficiencias, derroches, captura), lo que obliga a financiar montos crecientes de gasto del Estado.

A ello se suma que se ha instalado el falso mito de que Chile poseía una carga impositiva más baja que el promedio OCDE antes de la reforma tributaria. Ello alentó una modificación sustancial, que elevó gradualmente los impuestos corporativos de 20% (vigentes al 2013) a tasas de 27% (a partir del 2018), con los consecuentes efectos sobre la economía. En efecto, no solo no se logró el aumento de recaudación esperado, sino que se generó un importante freno a la actividad productiva, se evidenció una caída de la inversión que ya completa cuatro años consecutivos y se debilitó el mercado laboral.

Se presenta la evolución de los días en quinquenios: